Fomento prevé crear unos 14.000 empleos con la renovación de las autovías más antiguas

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Fomento prevé poner en marcha obras de renovación y mejora de 1.137 kilómetros de tramos de las autovías más antiguas, las de primera generación, con las que, según sus datos, se garantizarán 14.000 puestos de trabajo.

Se trata de una de las actuaciones del plan que el titular del Departamento, José Blanco, anunció hoy para "anticipar y acelerar" la ejecución de obras públicas que "favorezcan la actividad y liquidez de las empresas, y contribuyan a la creación de empleo", con el fin último de contribuir a atajar la actual crisis económica.

El impulso a la primera fase del denominado 'plan renove' de las autovías de primera generación, puesto en marcha en la Legislatura anterior, pasa por licitar antes de que acabe el verano los contratos de mejora y posterior mantenimiento de dos tramos, correspondientes a las autorías A-3 y A-4, respectivamente, y que suponen 137 kilómetros y una inversión de 510 millones de euros.

Estos dos tramos se añadirán a otros diez, contratados en 2007 y que suman 1.000 kilómetros, y cuyas obras prevé desbloquear el Ministerio antes del verano. La ejecución de estos primeros tramos aún no se ha puesto en marcha por los distintos problemas con los que se encontraron las empresas adjudicatarias, algunos de ellos derivados de la crisis económica, según explicó Blanco en su primera comparecencia en el Congreso.

El 'plan renove' de autovías, lanzado en 2007, persigue la modernización y el mantenimiento de un total 2.131 kilómetros de las autovías de primera generación, las de mayor antigüedad (construidas entre las décadas de los ochenta y noventa), para equipararlas en seguridad y calidad a las de más reciente construcción. Cuenta con un presupuesto total de 6.344 millones de euros.

El programa se financiará mediante el sistema de 'peaje en sombra', en virtud del cual las constructoras costean las obras de mejora y posteriormente recuperan la inversión mediante el cobro a la Administración de canon en función del número de usuarios de la vía, que de esta forma queda libre de peaje para los usuarios.