La Comunidad construirá una variante para sacar el tráfico del casco urbano

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El Gobierno regional construirá la variante de Valdelaguna para mejorar la seguridad vial en el interior del municipio gracias a la eliminación de la travesía que actualmente atraviesa su casco urbano y que provoca importantes problemas de circulación y seguridad vial en la localidad, informó hoy la Comunidad de Madrid.

El Consejo de Gobierno aprobó hoy la adjudicación de las obras para poner en marcha la construcción de esta nueva variante que beneficiará a más de 13.000 madrileños, no sólo de Valdelaguna, sino también de municipios colindantes como Chinchón y Colmenar de Oreja.

El vicepresidente, consejero de Cultura y Deporte y portavoz del Gobierno, Ignacio González, explicó que en la actualidad el núcleo urbano de Valdelaguna es atravesado por las carreteras M-315 y M-316, lo que conlleva un importante volumen de tráfico y significativas molestias tanto para los vecinos de la localidad como para los usuarios de ambas vías, que presentan reducidas dimensiones.

Así, los trazados de estas carreteras, M-315 y M-316, en el interior del casco urbano tienen radios pequeños y en algunos tramos no superan los seis metros de ancho. Además, por la travesía circulan 2.085 vehículos al día, de los que el 14% son pesados, lo que conlleva situaciones peligrosas tanto para el tráfico urbano como para los peatones.

El objetivo del Gobierno regional es, por tanto, eliminar el paso de los vehículos por la población dejando las actuales travesías únicamente para uso de los coches con origen y destino en Valdelaguna.

CARACTERÍSTICAS DEL PROYECTO

La nueva circunvalación proyectada por la Consejería de Transportes e Infraestructuras, tendrá 3,7 kilómetros de longitud, y comienza en el punto kilométrico 5,880 de la M-317, finalizando en el punto kilométrico 12,760 de la M-315 a Colmenar de Oreja.

La variante, que cuenta con un presupuesto de 6,3 millones de euros y un plazo de ejecución de 14 meses, discurrirá por el oeste del núcleo urbano de Valdelaguna, uniendo las principales carreteras que en la actualidad lo atraviesan.

La obra conlleva, además de trabajos de excavación y drenaje, la construcción de dos pasos inferiores y dos superiores para caminos; un paso superior para la carretera M-315; un viaducto sobre la carretera M-316; un enlace con la M-316; afirmado y pavimentación; señalización, balizamiento y defensas; y obras complementarias como cerramiento y reposición de 10 caminos y acera en la M-316.

Durante esta legislatura, la Comunidad de Madrid continuará con la eliminación de travesías a su paso por el interior de los municipios para aumentar la seguridad vial y reducir el riesgo de atropellos.

En total se suprimirán once travesías, lo que supone un compromiso de inversión de 100 millones de euros. Estos proyectos se sumarán a los que el Gobierno regional acometió en la pasada legislatura y que permitió la construcción de nuevas circunvalaciones en municipios como San Martín de la Vega, Soto del Real, Arganda, Colmenar Viejo, Aranjuez, Galapagar o Pelayos de la Presa.