La nueva terminal del aeropuerto de Barcelona-El Prat se pondrá en servicio el 16 de junio

BARCELONA, 7 (EUROPA PRESS)

La nueva terminal del aeropuerto de Barcelona-El Prat, la T-1, se pondrá en servicio el martes 16 de junio, anunció hoy el ministro de Fomento, José Blanco, tras reunirse con el presidente de la Generalitat, José Montilla.

Blanco apuntó no obstante que no hay avances en el traspaso de la gestión de los aeropuertos catalanes, reivindicación histórica de la Generalitat. El ministro afirmó que Fomento "está abriendo una reflexión sobre la forma de gestionar los aeropuertos", al tiempo que recordó que hace apenas un mes que es ministro.

El titular de Fomento solicitó así tiempo, argumentando que la gestión de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena) no se resuelve "en un par de tardes", si bien dijo ser "plenamente consciente" de las reivindicaciones catalanas. "Voy a tratar de conciliar el interés general de Aena con el interés legítimo" de la Generalitat, garantizó.

Respecto a la nueva T-1, Blanco destacó los efectos beneficiosos para la economía catalana que significará la puesta en marcha de la terminal, que generará más de 3.000 empleos directos. "En estos momentos en que la crisis golpea el mercado de trabajo, la apertura llegará en el mejor momento", dijo.

Asimismo, indicó que la infraestructura, que forma parte del Plan Barcelona, permitirá a El Prat aumentar su capacidad hasta las noventa operaciones cada hora, y hasta los 45 millones de viajeros anuales, frente a los 30 millones de usuarios contabilizados en 2008.

CERCANÍAS HASTA LA T-1.

Tras el encuentro con Montilla, Blanco anunció además que el Gobierno licitará en el último trimestre de año la prolongación hasta la T-1 de la línea de Cercanías que llega a las tres terminales actuales.

Consistirá en un túnel bajo las pistas que se hará con tuneladora, "el método con más garantías", y que permitirá compaginar las obras con la operatividad del aeropuerto. El proyecto, además, se hará bajo el asesoramiento técnico de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC).

Tanto esta obra, como la T-1 y el Plan de Cercanías (aprobado a principios de año por el Consejo de Ministros y que incluía una inversión de 4.000 millones en la red de ancho ibérico barcelonesa) muestran, para Blanco, el compromiso del Gobierno con Cataluña, días antes del Debate del Estado de la Nación.

Según Blanco, las inversiones en Cataluña no sólo se hacen para cumplir con el Estatut (cuya disposición adicional tercera establece que durante estos años deben equivaler a la contribución de Cataluña al PIB español) sino a que el Gobierno tiene claro que el progreso y desarrollo de Cataluña es "vital para el de España".