La primera semana de funcionamiento de los radares fijos de Pamplona se saldó con 109 denuncias

PAMPLONA, 26 (EUROPA PRESS) Un total de 109 conductores fueron denunciados en la primera semana de funcionamiento de los radares fijos instalados en Pamplona. Del 16 al 22 de marzo estos controladores de velocidad estuvieron colocados en la avenida Aróstegui, donde se denunció a 78 personas, y en la avenida San Jorge, donde fueron denunciados 41 infractores. De los 109 conductores denunciados, 60 circulaban entre 80 y 85 kilómetros por hora, cuando el límite permitido son 50. Otros 29 conducían entre 50 y 79 kilómetros por hora. 13 circulaban entre 86 y 90 kilómetros por hora, 4 entre 90 y 95, 1 entre 96 y 100 y 2 superaban los 105 kilómetros por hora. El día de la semana en que se efectuaron más denuncias fue el jueves, 19 de marzo, que la pasada semana era festivo. Se denunció a 22 conductores. Los días con menos denuncias fueron el martes, 17 de marzo, y el viernes, 20 de marzo. Ambos días se denunció a 11 conductores, según informó el Ayuntamiento de Pamplona en un comunicado. En cuanto a los horarios, la parte del día en que se cometieron más infracciones fue la mañana. En la franja horaria que va de las siete de la mañana a las tres de la tarde (7 horas) se denunció a 69 personas, mientras que el resto del día (17 horas) fueron 40 las personas denunciadas. Más concretamente, el periodo horario en que se denunció a más personas fue de 10 de la mañana a 12 del mediodía (26 denuncias), y aquel en el que hubo menos denuncias el que va de las cuatro a las seis de la tarde (8 denuncias). De momento, hay instaladas siete cabinas y dos radares, que van rotando por cada una de esas cabinas. En un futuro se instalarán cuatro nuevas cabinas y otro radar. Todas las cabinas están pintadas de color llamativo y han sido señalizadas. Están ubicadas en la avenida de Aróstegui, dos en la avenida de Navarra (una, en el paso subterráneo con la avenida de Pío XII; y otra, entre la rotonda de la Biurdana y la plaza de San Jorge), la avenida de San Jorge (frente a la estación), la avenida del Ejército, la avenida de la Baja Navarra y la Cuesta de Beloso. Con esta medida, el Ayuntamiento pretende concienciar a los ciudadanos para que no superen las velocidades legalmente establecidas en la ciudad, y así se disminuya el número de accidentes y se minimicen sus consecuencias.