EL AYUNTAMIENTO DE BARCELONA APUESTA POR UN PROYECTO DE CIUDAD “POLICÉNTRICA”

BARCELONA|
El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Gerardo Pisarello, explicó hoy en el ‘Fórum Europa. Tribuna Catalunya’ que el proyecto de ciudad que quieren impulsar “no puede girar en torno a un único proyecto” y que tiene que ser “policéntrico”.En el citado encuentro informativo organizado en Barcelona por Nueva Economía Fórum, Pisarello quiso dirigirse al mundo empresarial, para que apuesten por “una diversificación productiva y una economía basada en el talento” y que, con ello, la ciudad pueda “estar a la altura de los retos sociales y ambientales del siglo XXI”. “Os necesitamos; necesitamos al mundo empresarial, a la gente de la industria, el comercio, las 'start-up'”, incidió.El número dos del ayuntamiento de Barcelona defendió la apuesta “por la innovación tecnológica vinculada al tejido productivo y a los centros de investigación”; una apuesta “por una reindustrialización 4.0, con menos chimeneas y más impresoras 3D” y que “recupere la manufactura, esencial para relocalizar algunos sectores productivos y la creación de puestos de trabajo”.En este sentido, Pisarello destacó el “clúster tecnológico” que es Barcelona y abogó por eventos como el Mobile World Congress y el Smart City Expo. Sin olvidar el reconocimiento “al gran acierto del consistorio anterior de Xavier Trías”, quien estaba presente en el desayuno informativo, el teniente de alcalde explicó que quieren potenciar las ferias y congressos “con nuevos aires”.Todos estos proyectos van de la mano, según Pisarello, de una “descentralización dentro de la ciudad” para que la producción y la riqueza llegue a todos los barrios. Para ello, dijo que hace falta “una visión de la Barcelona metropolitana, que vaya desde el Delta al Maresme, y dels Vallesos al mar". Una descentralización que también tiene que darse en el turismo, uno de los motores económicos más importantes para Barcelona.En este sentido avisó que “no podemos tener un modelo turístico como el de Venecia” y de que “Barcelona se está convertiendo en una de las cuidades con el alquiler de la vivienda más caro” por culpa de los pisos turísticos. En el caso concreto del desarrollo urbano de la Sagrada Familia, Pisarello dijo que “debemos tener ‘seny’ y encontrar un equilibrio” y que no se puede fomentar un turismo “contra los barrios y los vecinos”. “Barcelona no puede morir de éxito”, apuntó.El proyecto de desarrollo que explicó Pisarello “apuesta por las energías renovables y públicas” y afirmó que deben replantearse las titularidades de las empresas de servicios y encontrar un equilibrio eficiente entre lo público y lo privado.