Acotur estima que hasta 600 comercios y restaurantes de zonas turísticas dejarán de abrir en Mallorca este verano

PALMA DE MALLORCA, 18 (EUROPA PRESS) La Asociación de Comercio y Empresas de Servicios Turísticos de Mallorca (Acotur) estima que hasta 600 comercios de las distintas zonas turísticas de Mallorca dejarán de abrir la próxima temporada, debido a la crisis económica, la estacionalidad y el avance de la oferta de 'todo incluido', que reduce de forma muy importante el gasto de los visitantes fuera de los establecimientos hoteleros. Así lo confirmó, en declaraciones a Europa Press, el presidente de esta patronal que aglutina establecimientos comerciales, de restauración y de ocio, José Tirado, quien se incorporó a las declaraciones realizadas horas antes por sus homólogos de Afedeco y Pimeco, Bartomeu Servera y Bernat Coll, quienes apuntaron que serán muchos los comercios y restaurantes de zonas turísticas mallorquinas que no abrirán durante la próxima temporada alta El líder de Acotur sentenció que "quien o haya abierto el 15 de mayo, ya no lo hará", siguiendo la tendencia de los hoteles, que, de febrero o Semana Santa han pasado su fecha de apertura al 1 de mayo, reduciendo aún más los márgenes de estacionalidad turística y provocando una "tremenda indignación y malestar" entre los responsables de estas pymes, al sentirse "en la UVI", tras haber tenido que "desvincularse" de sus locales en un 15% a 20% de los casos, a causa de los problemas económicos para continuar. De esta forma, de los alrededor de 3.200 negocios que engloba este sector --un millar de los cuales está adherido a Acotur, que ya no insiste en cobrar las cuotas--, una cuarta parte no abrirá este verano, o bien lo hará con nuevos responsables, lo cual también consideró poco probable, a causa de las dificultades que encuentran los pequeños y medianos empresarios para acceder a los créditos ICO y al Plan Renove Turismo. Por este motivo, Tirado calificó de "muy preocupante" y de "peligrosa" la situación de las empresas a que representa, que el año pasado ya obtuvieron malos resultados; tendencia que consideró agravada por la circunstancia de que las medidas adoptadas para atajar la crisis sólo lleguen a los "más grandes" y no a los comercios más modestos, que deben seguir pagando sus alquileres en una temporada baja que ahora se alarga y retrasar la contratación de personal.