El Soplao recibirá el 3 de junio el premio 'Pomme d'Or' 2009, que otorgan periodistas internacionales de turismo

FIJET considera que es "una cavidad única, que será declarada Patrimonio de la Humanidad más pronto que tarde" SANTANDER, 27 (EUROPA PRESS)

La cueva de El Soplao ha recibido el premio 'Pomme d'Or' en su edición 2009, que otorga la Federación Internacional de Periodistas y Escritores de Turismo (FIJET). El acto de entrega tendrá lugar el próximo 3 de junio en el Palacio de la Magdalena de Santander.

La 'Pomme d'Or-Golden Apple' es un prestigioso galardón que FIJET otorga anualmente en favor de una organización, país, ciudad, espacio o persona por su esfuerzo en elevar la calidad de los destinos turísticos. En este caso se ha reconocido la "singularidad" de la cueva de El Soplao y el "esfuerzo" de las autoridades cántabras por dar a conocer este "nuevo y original recurso turístico único en el mundo".

Así, FIJET subraya en un comunicado los más de 30 kilómetros de galerías que componen la cueva de El Soplao que, si bien fueron utilizados en tiempos recientes por los hombres para extraer su mineral, destacan sobre todo por su "peculiar" interés geológico. "Las sensacionales formaciones que la cavidad alberga en su interior dan lugar a todo un juego de claroscuros, sensaciones, colores y formas que desafían las leyes de la lógica", señala.

También sobresalen especialmente los elementos con formas excéntricas, que crecen componiendo todo tipo de círculos, espirales, tirabuzones, etc., así como la calidad, blancura y abundancia de sus formaciones en aragonito y calcita, que la convierten en "una cavidad única que será declarada Patrimonio de la Humanidad más pronto que tarde".

Entre la "abundante y compleja" diversidad de formaciones excéntricas que atesora, "sin parangón en el mundo subterráneo", destaca el "falso suelo", una zona considerada por todos los espeleólogos como la 'Capilla Sixtina' del mundo subterráneo, por su grandiosidad, disposición y conservación.

El recorrido turístico de la cueva son unos 1.200 metros y pueden hacerse incluso de silla de ruedas. Hasta la cueva se accede en una réplica de tren minero. Existe otro tramo abierto al público con el nombre de Turismo-aventura en el que los visitantes pueden recorrer hasta 3 kilómetros dentro de la cueva, cuya longitud total es de 14 kilómetros. La visita requiere una indumentaria especial, caso con luz y botas de agua.

FIJET

FIJET es una organización fundada en París en 1954 que en la actualidad cuenta con un millar de miembros en 44 países de cuatro continentes. Sus asociados son profesionales especializados en turismo que desarrollan su profesión como periodistas, comunicadores, editores, escritores, por cuenta ajena o en calidad de 'free lances' en prensa, radio, TV e Internet.

Realizan su trabajo con el objetivo de "elevar el nivel intelectual en el análisis de los asuntos turísticos y la calidad de la oferta turística, promoviendo el conocimiento y divulgación de los destinos y de las actividades del sector".

En los últimos tres años, numerosos miembros de FIJET han visitad El Soplao y otros atractivos turísticos de Cantabria en viajes de prensa organizados por la Consejería de Turismo, Cultura y Deportes del Gobierno regional. Fruto de ello, "cientos de reportajes y horas en radio y televisión" han permitido conocer "la magnífica oferta turística de esta tierra" y, en consecuencia, aumentar el número de visitantes.

UN PREMIO DE PRESTIGIO

La Pomme d'Or, que ha logrado un gran reconocimiento, cuenta siempre con una larga la lista de candidatos que concurren al premio. Entre los lugares que han sido galardonados en ediciones anteriores se encuentran Sicilia (Italia), Estergone (Hungría), Bukovina (Rumania), Turku (Finlandia), Cracovia (Polonia), Cartagena de Indias (Colombia), Santiago de Cuba y Monte Sinaí (Egipto), entre otros.

Los últimos premios han sido concedidos a Lanzarote, Nemrud (Turquía) y Split (Croacia). España ha sido premiada en cuatro ocasiones: Palos de la Frontera, Cáceres, Lanzarote y, ahora, El Soplao en Cantabria. Además también se entregó otro premio en España en 1981 en la persona de Robert Lonati, entonces Secretario General de la Organización Mundial de Turismo.

FIJET considera el turismo como "un puente de paz" y apela a las organizaciones responsables privadas, públicas y autoridades para apoyar la realización de sus objetivos, entre los que destacan: la expansión del turismo en el mundo como factor de gran alcance en la reconciliación de los pueblos, la defensa del derecho a viajes de vacaciones de todas las personas, la conservación de los recursos humanos, culturales, naturales e históricos con el consiguiente respeto a los valores ecológicos; preservación y popularización de aquellos monumentos que por su interés histórico, arquitectural, o cultural constituyen una herencia común de la humanidad.