El turista de este verano será nacional, se alojará en la costa y primará la calidad, según la Junta

ALMERÍA, 17 (EUROPA PRESS)

El turista que recibirá durante la próxima época estival procederá del ambito regional o nacional antes que del extranjero, se alojará preferentemente en las zonas costeras de la provincia y además tenderá a exigir una alta calidad en los servicios que consuma, un reto para el que "Almería se encuentra en las mejores circunstancias de competitividad que nunca ha tenido".

Así lo indicó en una entrevista concedida a Europa Press la delegada de Turismo, Comercio y Deporte de Almería, Esperanza Pérez Felices, quien, en relación a los datos obtenidos de la campaña turísticas de Semana Santa en 2009, observa que la ocupación hotelera y los visitantes se mantienen en relación a las cifras del año pasado durante el mismo periodo, lo cual, según indicó, "hace pensar que se tendrán unos resultados optimistas".

No obstante, aunque Pérez Felices reconoce que las circunstancias en las que la provincia afronta la época estival son "mejores que el año pasado", evitó precisar en su previsión si las cifras de turismo en Almería serán iguales o se incrementarán en relación con la pasada temporada. "La crisis tiene incidencia sobre el turismo, aunque debemos tener confianza, ser optimistas y creer en nuestros propios recursos", dijo la delegada.

De este modo, la delegada dio especial relevancia a la aplicación de los planes turísticos desarrollados en la provincia, que han permitido mejorar las instalaciones en relación a la calidad de los establecimientos. Entre ellas, destacó el Plan Turístico del Levante almeriense, con una inversión de más de dos millones de euros que ha permitido una actuación en 12 municipios y el Plan Turístico del Valle del Almanzora. "Actuaciones de promoción, centros de interpretación, adecentado de espacios turísticos, vídeos y guías, son algunas de las tareas que se han desarrollado", explicó.

En relación al tipo de turista, Pérez Felices aclaró que, según las previsiones en relación a la experiencia de Semana Santa, se espera recibir a un turista de ámbito nacional y cercano, ya que se observa una especial incidencia de la crisis en los países extranjeros que hay como "caladeros de turistas" así como por los vuelos de los que se dispone.

En cuanto a las pernoctaciones y duración de las vacaciones, la Junta prevé la llegada de turistas que apuesten por la alta calidad, la cual puede ir en aumento ante los establecimientos hoteleros de cuatro y cinco estrellas, los cuales se concentrarán en las zonas costeras del Poniente más próximo a la capital, El Toyo y el levante almeriense, aunque, por otra parte, la duración será menor que el año anterior, en relación a varios días o una semana. "Uno de los atractivos es que hay buenos hoteles repartidos por toda la costa y no están masificados", argumentó.

En cuanto al gasto medio por persona y día, la delegada de Turismo indicó que el perfil que ofrecen los distintos tipos de turista dificulta realizar una previsión, aunque la media que se tomó como referencia según la experiencia de Semana Santa es de 70 euros por persona y día.

Por otra parte, pese al 'despegue' que en los últimos años ha presentado el turismo de interior y el turismo rural, "Almería es turismo de sol y playa", señaló la delegada, con lo que, aunque los alojamientos sean prioritarios en la costa, "hoy en día el turista quiere vivir experiencias, ver nuevos lugares, visitar nuevos sitios y probar la gastronomía, y Almería, en este sentido, ofrece en menos de 50 kilómetros turismo de playa y de interior", apostilló.