En Semana Santa abrió el 45 por ciento de la planta hotelera de Mallorca, el resto lo hará a partir del 1 de mayo

Los restaurantes estiman que su actividad cayó en torno a un 10 por ciento, aunque admiten un menor impacto en Palma porque los turistas la visitan más cuando hace mal tiempo

PALMA DE MALLORCA, 14 (EUROPA PRESS)

La pasada Semana Santa sólo abrió el 45 por ciento de la planta hotelera de Mallorca, según confirmaron fuentes de la patronal sectorial, que aclararon que el resto lo hará a partir del próximo 1 de mayo, por lo que la próxima temporada alta se verá recortada en casi un mes a causa de la crisis económica.

Así lo indicaron a Europa Press fuentes de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), que puntualizaron que la ocupación media de la oferta disponible fue del 70 por ciento, un índice similar al del año pasado en el mismo periodo vacacional, aunque con muchas menos plazas alojativas disponibles en esta ocasión.

Concretamente, la mayoría de los establecimientos que abrieron en Semana Santa lo hicieron en los núcleos de Playa de Palma, Palmanova o Palma ciudad --todos ellos en la Bahía de Palma--, mientras que en el resto de la costa hubo pocos hoteles operativos, y la ocupación se caracterizó por ser "desigual", con incrementos y disminuciones sensibles.

Así, en algunos hoteles de la Playa de Palma, la ocupación alcanzó "algunos días" el 90 por ciento, aunque la Federación empresarial no dudó en achacar esa circunstancia a las rebajas que realizaron los empresarios, que sólo vieron vendidas sus camas "muy a última hora y a precios muy baratos", precisó la patronal.

Por lo que respecta al sector de la restauración, que también esperaba la Semana Santa con expectación, consideró que el resultado del puente fue "mucho peor que el año pasado, cuando ya fue malo", con un descenso de la actividad de en torno al 10 por ciento, según expuso el presidente de Pimem Restauración, Juan Cabrera.

PALMA UN POCO MEJOR

Además, al ser la climatología adversa durante la mayoría de las fiestas, los turistas optaron por visitar la capital balear, como viene siendo habitual, con lo cual, los resultados de los establecimientos de la ciudad fueron "un poco mejores" que los del resto de zonas, donde las comidas y cenas servidas cayeron más perceptiblemente.

En general, Cabrera consideró que los hoteles de la isla están haciendo un "flaco favor" al conjunto del sector turístico a causa de su "manera de traer clientes", según dijo, en referencia a las rebajas realizadas en el último momento por los establecimientos y del hecho de que oferten las estancias en forma de 'todo incluido'.