Los alojamientos rurales alcanzan una ocupación del 85% en Semana Santa, ocho puntos menos que en 2008

La demanda en verano sea "peor" y que las pernoctaciones caigan hasta un 10% en 2009, según Toprural.com

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

El turismo rural en Semana Santa alcanzó una ocupación media del 85%, a pesar de haber descendido 8 puntos porcentuales con respecto al año pasado cuando se situó en el 93%, cifras que desde Toprural.com, web que concentra más del 65% de la cuota del mercado, se valoran como "satisfactorias".

En declaraciones a Europa Press, el director de Comunicación de Toprural, Joseba Cortázar, apuntó que si se compara este resultado con el de los hoteles convencionales, con una media del 75% según datos de la patronal hotelera, el turismo rural ha obtenido unos mejores resultados en la campaña de Semana Santa.

"Teniendo en cuenta que en los doce últimos meses la oferta de turismo rural ha crecido un 12%, puede concluirse que la demanda de turismo rural para Semana Santa ha aumentado este año", lo que confirma que este segmento está "resistiendo mejor la crisis que otras modalidades turísticas", añadió Cortázar.

El turismo rural sigue siendo una de las opciones habituales de los españoles en Semana Santa que se decantaron este año especialmente por zonas de interior, al contrario de lo que sucede en verano donde las comunidades autónomas con costa toman protagonismo.

Así, Castilla y León y Navarra tuvieron "plena ocupación" y se convirtieron en los "destinos estrella", mientras que otras comunidades autónomas como Extremadura o Aragón superaron el 90% y País Vasco fue el único destino con costa que superó el 90% durante esta Semana Santa.

En cuanto a las modalidades, aunque no existen datos concretos, las casas rurales de alquiler íntegro arrojan habitualmente una ocupación mayoritaria frente al alquiler por habitación, debido a que es un tipo de alojamiento caracterizado por ser más competitivo en precio y más flexible a la hora de realizar escapadas de amigos.

Según datos de la Radiografía del Viajero Rural que elabora Toprural, la frecuencia de viajes rurales entre este sector de población se ha incrementado frente a las familias o parejas, más dadas al alquiler de habitaciones, y que a causa de la crisis han reducido sus reservas.

VENTAJAS FRENTE A LA CRISIS.

Precisamente, la crisis económica ha provocado un cambio en el comportamiento en general del turista que "ahora busca destinos más cercanos, más económicos y que reduce la duración y la frecuencia de sus viajes".

Para Cortázar la pérdida de poder adquisitivo y la reducción del presupuesto destinado al ocio ha podido favorecer 'a priori' al turismo rural, ya que se trata de una modalidad que ofrece destinos de proximidad y caracterizada por las estancias cortas. Por ello, "está mejor posicionado", recalcó.

"La demanda de turismo rural crece, aunque a un ritmo mucho más lento que en años anteriores", recordó Cortázar, quién añadió que "el verdadero problema del turismo rural en la actualidad es que la oferta está creciendo muy por encima de la demanda". En 2008, la oferta de alojamientos rurales se elevó un 10%, con lo que los efectos de una menor demanda se hacen más visibles.

"PEOR" COMPORTAMIENTO EN VERANO.

A pesar de los buenos resultados de Semana Santa, desde Toprural se considera que la demanda para este verano del turismo rural será "peor", ya que en la temporada estival hay más margen para reducir la duración de las estancias.

En esta línea, Cortázar señaló que frente a aquellos turistas que disfrutaron de dos semanas el verano pasado, este año podrían reducir su estancia a una semana, por ejemplo. "Los buenos datos de esta Semana Santa no necesariamente son un buen indicador para este verano", aclaró.

No obstante, confió en que la próxima temporada veraniega sea "positiva" para el turismo rural, aunque probablemente el cambio del comportamiento del viajero --reservar cada vez más más tarde, reducir la duración de las estancias o elegir ciertos destinos por precio-- afectará a los resultados generales del sector.

En lo que se refiere al resto del año, pese a que los datos de los últimos meses, especialmente de Semana Santa, confirman que los viajeros españoles son fieles al turismo rural, Toprural prevé que la demanda descienda y que las pernoctaciones caigan en torno a un 5% y un 10% con respecto a 2008.

"En un contexto en el que la oferta sigue creciendo (por encima del 10% en 2009) y se siguen abriendo casas rurales que probablemente han iniciado su proyecto antes de la crisis podemos prever un fuerte descenso de la ocupación de las casas rurales en España este año. Que el turismo rural esté mejor posicionado que otras modalidades turísticas no significa que no vaya a padecer las consecuencias de la crisis", concluyó Cortázar.