Los alojamientos rurales de Baleares alcanzaron una ocupación media del 60% en Semana Santa, un 15% menos que en 2008

El número de turistas británicos se ha reducido en un 30%, mientras que la cifra de visitantes españoles ha disminuido un 25% PALMA DE MALLORCA, 15 (EUROPA PRESS)

Los 152 alojamientos rurales de Baleares alcanzaron una ocupación media del 60 por ciento en Semana Santa, lo que supone un 15 por ciento menos que en el mismo periodo de 2008, debido a que el número de turistas ingleses que han optado por este tipo de establecimientos se ha reducido en un 30 por ciento, debido a la devaluación de la libra, mientras que la cifra de españoles también se ha reducido en un 25 por ciento, a causa de la crisis económica.

En declaraciones a Europa Press, el presidente de la Asociación de Agroturismo de Baleares, Ventura Rubí, admitió que estos datos son mejores que las previsiones iniciales, ya que se esperaba tener una ocupación "mucho peor" que la que se logró el pasado año durante la Semana Santa (75 por ciento).

Así, Rubí destacó que las cifras de ocupación no han sido peores, debido a que se ha mantenido el mismo número de turistas alemanes que el año pasado y, en esta línea, remarcó que precisamente, el mayor número de clientes de los alojamientos rurales de las islas proceden de Alemania. Además, subrayó que se ha incrementado en un 2 o un 3 por ciento la cifra de turistas mallorquines, razón por la cual expresó su "alegría", ya que, a su juicio, demuestra que los ciudadanos de Mallorca "disfrutan de su tierra".

Sin embargo, precisó que se ha reducido el número de noches que pernoctan los turistas en los agroturismos de Baleares, ya que mientras que hace años, incluido el 2008, permanecían una media de siete días coincidiendo con la Semana Santa, este año sólo han estado de miércoles a lunes. Además, añadió que otros veranos, los turistas pernoctaban quince días en los alojamientos rurales, mientras que este año sólo se espera que permanezcan una media de una semana.

Por otro lado, destacó que durante Semana Santa, ha permanecido abierto el 90 por ciento de los establecimientos turísticos rurales, ya que, según indicó, normalmente, los propietarios residen en estas casas, por lo que sólo suelen cerrarlos durante los meses de noviembre y diciembre, con el fin de acometer alguna reforma.

UN VERANO CON UN 10% MENOS DE OCUPACIÓN

Rubí auguró que durante la temporada turística, los alojamientos turísticos del archipiélago reducirán la ocupación únicamente en un 10 por ciento, respecto al año anterior, cuando alcanzó un 65 por ciento en junio, un 75 por ciento en julio y un 90 por ciento en agosto, dato que si se confirma, según remarcó, ya sería positivo para los agroturismos teniendo en cuenta la actual situación económica.

No obstante, indicó que el "problema" actual de los alojamientos rurales es que las reservas ya no se hacen con tres o cinco meses de antelación, tal como ocurría antes, sino que se llevan a cabo con un mes o quince días de antelación, lo que impide conocer con exactitud cuál va a ser el nivel de ocupación durante la próxima temporada turística.

Respecto a los precios, Rubí destacó que no se han reducido a consecuencia de la crisis, sino que, en general, se sigue cobrando por día 100 euros la habitación doble con desayuno, frente a los "15 o 20 euros que se cobra en algunos establecimientos rurales de la península, donde han tirado los precios".

Pese a ello, el presidente de la Asociación de Agroturismo de Baleares destacó que los alojamientos de las islas continúan registrando la mayor ocupación, debido a la "calidad" de los mismos. Además, indicó que aunque no se han reducido los precios, sí se están haciendo ofertas a los clientes, respecto a determinados servicios, ya que se les ofrece descuentos para alquilar bicicletas y, a veces, un guía les acompaña de manera gratuita para hacer trekking.

Preguntado por el apoyo que reciben los alojamientos rurales del Govern, Rubí señaló que desde hace años, el Instituto Balear de Turismo (Ibatur) ayuda económicamente al sector para que pueda acudir a las ferias nacionales e internacionales, con el fin de promocionar los agroturismos de las islas. Asimismo, agregó que también aporta dinero para el catálogo de los establecimientos del archipiélago.

Por otra parte, desveló que la Asociación de Agroturismo está preparando un convenio con el Instituto de Estrategia Turística (Inestur) para que sus técnicos "nos ayuden a mejorar nuestra página web", mediante la cual los turistas pueden llevar a cabo sus reservas de manera automática.