Los alojamientos vizcaínos registraron en Semana Santa una ocupación media del 54,75% y un 27% incrementaron sus niveles

El 28% de los locales hosteleros experimentó mayor actividad y más del 80% mantuvo sus precios

BILBAO, 15 (EUROPA PRESS)

El sector hotelero vizcaíno registró durante la pasada Semana Santa una ocupación media del 54,75 por ciento y un 27 por ciento de estos establecimientos tuvieron un mejor grado de ocupación que en años precendentes. Bilbao concentró los mejores resultados en este periodo, con una ocupación media del 55,05 por ciento, mientras que en el interior y la costa este índice fue del 47,97 por ciento y "la práctica totalidad de las empresas" tuvo peor ocupación que en 2008.

Según los datos de la encuesta anual de la Asociación de Hostelería de Bizkaia, entre los pasados días 5 y 13, la ocupación media de los alojamientos osciló en el caso de Bilbao entre el 28,19 por ciento registrado el lunes 13 al 86,35 por ciento del viernes 10. En el resto de la provincia, también fueron estas dos jornadas la de menor y mayor ocupación, un 27,22 y un 77,11 por ciento, respectivamennte.

El informe detalla que sólo el 27 por ciento de las empresas manifiestan que su grado de ocupación este año, en comparación con el año pasado, ha sido mejor. Este porcentaje se eleva al 30 por ciento en la capital vizcaína, mientras que en el interior y la costa "la práctica totalidad de las empresas afirman tener un nivel peor".

La ocupación media del periodo total de Semana Santa, del 54,75 por ciento, es superior a los registrados en la década del 2000, periodo en el que mayoritariamente no se alcanzaba el 50 por ciento de ocupación salvo a partir de 2004.

Además, los alojamientos vizcaínos declaran una reducción o ajuste en sus precios de venta en cuantías que van del 5 al 16 por ciento tanto en Bilbao comoen la totalidad del Territorio.

En función de este estudio, "en general las empresas manifiestan su preocupación por la marcha del año, sus inmediatas previsiones y por el ajuste de precios que se ven obligados a realizar y aducen, como causas del descenso en la demanda el exceso de oferta, la crisis generalizada y, muy puntualmente o excepcionalmente, las condiciones climatológicas".

En el primer trimestre del año, el nivel de actividad en el sector presenta en Bizkaia "resultados negativos en todos los datos básicos", según explica la Asociación de Hostelería. De este modo, el número de visitantes registra un descenso superior al 11 por ciento. Por ello y teniendo en cuenta el "ligero" crecimiento de la oferta, se produce una disminución de la ocupación media por habitaciones de alrededor del 19 por ciento y algo más del 12 por ciento en el número de plazas.

Además, la situación "empeora" para las empresas, al sumarse el ajuste de sus tarifas "en porcentajes importantes", con una media de descenso del 8 por ciento aunque "con puntas" que llegan al 15 por ciento. El informe señala que es "muy escasa" la oferta hotelera que ha conseguido mantener precios de venta. La caída de empleo ronda el 3 por ciento comparada con el mismo período del año anterior.

En cuanto a las previsiones para el verano, la encuesta constata una preocupación por la caída de la demanda, de modo que en Bilbao la mayoría de las empresas estiman que se producirá una caída en niveles cercanos al 17 por ciento y en la Costa la previsión de caída no supera el 8 por ciento.

En el conjunto del ejercicio 2009, se espera un descenso del 15 por ciento en la actividad de ocupación media y de alrededor de un 11 por ciento en los precios medios.

LOCALES HOSTELEROS

En cuanto a los locales de hostelería, que representa más del 88 por ciento del total de la actividad sectorial, el informe destaca que "cualquier puente" supone una "importante disminución de actividad" ya que las pymes y microempresas del sector generan sus ingresos en el público residente. No obstante, señala que "las nuevas infraestructuras turísticas y las campañas institucionales" han conseguido "suavizar el impacto negativo" de esos periodos.

Teniendo en cuenta los establecimientos que permanecieron abiertos durante Semana Santa, el 28 por ciento de los encuestados percibe un mayor nivel de actividad mientras que el 72 por ciento se pronuncia en sentido contrario.

La encuesta constata que incluso en el propio Casco Viejo, "salvo contadas excepciones", los establecimientos experimentan caídas de actividad que, en valores medios, rondan el 23 por ciento, aunque "con sensibles variaciones".

Algo más del 80 por ciento de los locales trabajan con idénticos precios al año anterior. El resto de establecimientos, ubicados en zonas dispersas, reconocen que se vieron obligados a modificarlos entre el 4 y 8 por ciento y algunos de ellos aseguran que los habían "congelado" el año anterior.

En este sector, la valoración para el conjunto del año es "netamente pesimista", ya que, además de la disminución que se produjo el año pasado, creen que este año finalizarán con un nivel de actividad en valores medios de un 15 por ciento respecto al año anterior.

Para paliar los resultados "tan negativos", los hosteleros vizcaínos apuestan por "prorrogar algo los horarios nocturnos aunque fuera en menor medida de lo establecido en Semana Santa", así como por "una menor presión en los costes laborales del empresario y, concretamente, en la Seguridad Social, máxime si existieran compromisos para el mantenimiento del empleo".

También señalan que "la renovación o ajuste de plantillas es imposible y, cuando se quiere realizar, hay que tragar por el reconocimiento del despido improcedente, y, al final, se puede perder todo por no buscar una salida para una parte".