Veranear en el extranjero sigue sigue más barato para los británicos, según Thomas Cook

PETERBOROUGH (REINO UNIDO), 11 (EUROPA PRESS)

Una encuesta realizada por el touroperador Thomas Cook revela que, pese a la fortaleza del euro frente a la libra esterlina, el coste de la vida para los británicos durante las vacaciones sigue siendo más barato en el extranjero que en el propio Reino Unido.

Según los datos obtenidos en dicha encuesta, que analiza 16 de los destinos internacionales más populares entre los británicos, el gasto medio de un turista británico en el Reino Unido se sitúa en las 48,51 libras esterlinas, frente a un gasto medio de 34,01 libras en Egipto, de 33,74 de Turquía, las 33,005 libras en Túnez o las 34,60 libras esterlinas en la Península Ibérica.

El destino más barato para los británicos es de hecho Goa, en India, donde el gasto medio diario se sitúa en las 14,10 libras esterlinas y un café cuesta 10 veces menos que en el Reino Unido, seguido de Cuba, con un gasto medio de 30,75 libras esterlinas.

Entre los destinos más caros, poder detrás del propio Reino Undio, aparece Chipre, donde el gasto medio alcanza las 45,30 libras esterlinas, y, en segundo lugar Palma de Mallorca, con un gasto medio de 42,50 libras esterlinas; mientras que en tercer lugar aparece Marruecos, con una media de 36,17 libras esterlinas.

La encuesta muestra como los destinos más rentables en lo que al coste diario se refiere son los ubicados en la media y larga distancia y aquellos en los que no se opera con el euro, ya que en ellos la libra "sigue siendo una moneda más fuerte que la local".

El tipo de cambio beneficia a destinos del Norte de África como Túnez, Egipto y Marruecos, donde existe una "excelente relación calidad-precio", al igual que en Turquía, subraya Thomas Cook.

En el caso de la zona euro, subraya que los turistas británicos pueden encontrar productos básicos más baratos que en el Reino Unido. Concretamente, en España donde el precio de un menú de tres platos se sitúa en las 11,50 libras esterlinas de media, un precio que para el Reino Unido "resulta muy barato".

El touroperador Thomas Cook, fundado en el Reino Unido en 1841, cuenta actualmente con una cartera de clientes que supera los 19 millones de turistas. Tras su fusión con MyTravel a principios de este año, el grupo británico cuenta con una flota de 97 aviones, una red de 3.000 agencias propias y franquiciadas, además de hoteles y resorts en propiedad.