UGT y CCOO piden poder vigilar el cumplimiento del acuerdo con EADS para la integración de la MTAD en Airbus

Afirman que un acuerdo entre Gobierno y sindicatos impediría situaciones como la posible venta de las plantas en Cádiz

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

Los sindicatos CCOO y UGT han solicitado al Gobierno participar en el acuerdo que debe firmar con EADS para la integración de la unidad de División de Aviones de Transporte Militar (MTAD) del grupo en Airbus Military, con el objetivo de velar por el cumplimiento por parte del consorcio europeo de los compromisos que adquirió con el Ejecutivo, que incluyen el mantenimiento de su estructura actual (número de plantas y trabajadores), su autonomía de gestión, fijar su sede en Madrid y tener al frente a un ejecutivo español.

Para ello, fuentes sindicales informaron a Europa Press de que se han mantenido contactos con los ministerios de Defensa e Industria y con la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que controla el 5,5% del consorcio, para incluir una addenda al convenio entre el Gobierno y EADS que permita a los comités de empresa hacer un seguimiento periódico del cumplimiento del contrato, lo que obligaría a firmar un acuerdo entre los sindicatos y el Ejecutivo.

"Nos urge que el Gobierno firme con EADS el compromiso adquirido cuanto antes, porque lo escrito se lee siempre", indicaron dichas fuentes, quienes explicaron que las partes implicadas --Defensa, Industria y SEPI-- "son receptivas" a alcanzar un acuerdo "paralelo" con los sindicatos, tal y como ocurrió en 1999 cuando se integró CASA en EADS con el llamado entonces "plan industrial".

La integración de la parte civil y militar de Airbus, anunciada por EADS en diciembre, persigue aprovechar las sinergias operativas del fabricante europeo de aviones para lograr una gestión más eficiente de su cartera de productos y servicios. España ha pedido que el proceso se haga por escrito sobre la base de los acuerdos firmados en 2004 entre la SEPI y EADS, de forma que recoja el compromiso de mantener la actual estructura de la nueva filial, entre otras cosas.

En concreto, Airbus delegará en Airbus Military la gestión de todas las actividades comerciales de los aviones de transporte militar --incluido el programa del A400M que acumula entre tres y cuatro años de retraso--, los aviones derivados y los de misión, con una estructura autónoma dentro de EADS y con capacidad para iniciar y terminar proyectos por sí misma. Airbus Military tendrá además su sede en Madrid y su máximo responsable será español, previsiblemente, el actual máximo ejecutivo de MTAD, Domingo Ureña.

Actualmente, los comités de empresa son informados del proceso de integración de aquellos aspectos que la empresa considera "suficientes", por lo que los sindicatos lamentan que "nunca acaban de saber muy bien cuál es el nivel de compromiso que la empresa y los Gobiernos asumen".

Por ello, pretenden "no tanto tener voz y voto" como sí capacidad de anticipación, "conocer el nivel de los compromisos adquiridos", ya que de cada acuerdo "puede haber distintas interpretaciones como ya ha ocurrido". Un acuerdo sindicatos-Ejecutivo permitiría poner "sobre aviso al Gobierno" ante cualquier incumplimiento de lo acordado. En su opinión, esto evitaría situaciones como la ocurrida con la planta del Puerto de Santa María (Cádiz).

PREOCUPACIÓN POR LAS PLANTAS EN CÁDIZ.

Precisamente, las federaciones regionales de Metal, Construcción y Afines (MCA) UGT-Andalucía y la Federación de Industria de CCOO-Andalucía mostraron su "rechazo absoluto y rotundo" a cualquier cambio que ponga en riesgo la actividad aeronáutica y el futuro laboral en las plantas de Airbus en Cádiz, una vez que se conoció la posible venta a Alestis de algunos de los activos de EADS en la provincia.

El presidente de Airbus, Louis Gallois, en su reciente visita a Airbus Military (en El Puerto Santa María) y Airbus (en Puerto Real) confirmó a sus respectivos comités de empresas el inicio de negociaciones con Alestis para la venta de los activos (instalaciones) del Centro Bahía de Cádiz de El Puerto de Santa María, aunque indicó que "no es una decisión tomada".

Fuentes sindicales consultadas por Europa Press lamentaron que este tipo de negociaciones no se realicen de forma "ordenada", ya que el riesgo para un proyecto "que bien realizado podría tener sentido" no es otro que el de estropearlo por "un error en las formas" que lógicamente "causa preocupación y recelo entre los trabajadores". "Un proyecto puede rechazarse antes de nacer y ser una oportunidad perdida sin una mesa de negociación abierta formalmente", apuntaron.

Al respecto, insistieron en que un acuerdo con el Gobierno evitaría estas situaciones y confiaron en que todavía "se esté a tiempo" de valorar y reflexionar si la venta de la planta de El Puerto de Santa María a Alestis es "la mejor opción o no". "Estamos abiertos a valorar y discutir cualquier cosa, pero siempre desde una forma ordinaria y formalizada y no a través de filtraciones en la prensa", concluyeron.

Desde la Junta de Andalucía, accionista mayoritario y uno de los socios de Alestis, el consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Martín Soler, manifestó que lo que ocurra con la planta de Airbus Military (anterior EADS-CASA) ubicada en El Puerto de Santa María, es "algo que en este momento no le incumbe ni a Alestis ni al Gobierno andaluz".