El Gobierno venezolano busca bajar los precios de las arepas, los comerciantes dicen que cerrarán

  • Caracas, 7 mar (EFE).- El Gobierno venezolano iniciará el próximo lunes la fiscalización de las tradicionales tiendas de arepas para obligarlas a bajar los precios, lo que generó alarma entre los comerciantes del sector, que advierten que cerrarán sus negocios antes de "vender a pérdida".

El Gobierno venezolano busca bajar los precios de las arepas, los comerciantes dicen que cerrarán

El Gobierno venezolano busca bajar los precios de las arepas, los comerciantes dicen que cerrarán

Caracas, 7 mar (EFE).- El Gobierno venezolano iniciará el próximo lunes la fiscalización de las tradicionales tiendas de arepas para obligarlas a bajar los precios, lo que generó alarma entre los comerciantes del sector, que advierten que cerrarán sus negocios antes de "vender a pérdida".

En un mercado organizado por el Gobierno, el ministro de Comercio y jefe del organismo de protección al consumidor Indepabis, Eduardo Samán, anunció hoy que el próximo lunes fiscalizará las llamadas "areperas", porque, dijo, "no es posible que una arepa cueste entre 18 y 20 bolívares (8,3 y 9,3 dólares)".

Samán reiteró que los ingredientes para la elaboración de la arepa, un bollo de harina de maíz que se puede rellenar con distintos preparados, se venden en su mayoría a precios bajos, regulados por el Gobierno.

Con ese mismo argumento, el ministro de Comercio aseveró el miércoles pasado que una arepa con cualquier relleno debería costar "1,5 bolívares" (0,69 dólares), un precio que incluso está por debajo de los 2 bolívares (0,90 dólares) en que se vende una unidad sin ningún guiso en locales del este y centro de Caracas.

El Ministerio de Comercio publicará el próximo lunes la lista con la "cadena de costos" de la arepa, y los comerciantes tendrán que acatarla y aceptar que deberán obtener ganancias "razonables", dijo hoy Samán, aunque no repitió el cálculo de 1,5 bolívares por unidad rellena que sugirió anteriormente.

Advirtió que si se mantienen los actuales precios de las arepas, los comerciantes incurrirían en "usura", un delito que en este país, recordó Samán, conlleva penas de "entre dos y cinco años de cárcel", además de multas por entre 100 y 5.000 unidades tributarias.

La unidad tributaria vigente en Venezuela asciende a 55 bolívares (25,58 dólares).

Según la prensa local, comerciantes de Caracas aseguraron que cerrarán sus negocios si les obligan a vender las arepas a 1,5 bolívares, porque ese precio estaría por debajo del costo de producción del platillo.

"Si nos van a obligar a vender arepas en 1,5 bolívares, entonces no se venderán más arepas, porque nadie va a trabajar para ganar nada", dijo Pablo Méndez, dueño de una arepera de Caracas, al diario El Universal.

Alberto Mayorca, otro propietario de un tienda de arepas en la popular parroquia caraqueña de La Candelaria, dijo al mismo diario que está de acuerdo en que el Gobierno fiscalice esos locales, "porque hay algunos que se exceden con los precios".

"Pero a 1,5 bolívares no se puede vender. Una arepa sola, cuesta (hacerla) 0,50 bolívares", argumentó Mayorca.

La prensa local dio cuenta de que una arepa de queso amarillo se puede comprar en 10 bolívares (4,65 dólares) en la céntrica Plaza Venezuela, pero el mismo platillo se eleva hasta los 20,70 bolívares (9,62 bolívares) en un local de la zona ejecutiva de La Castellana, en el este.

Los comerciantes consultados por la prensa local no pudieron precisar cuál es el costo de producción de una arepa ya que, dijeron que los ingredientes aumentan constantemente, pero coincidieron en que con los actuales precios el margen de ganancia está "entre un 10 y un 20 por ciento".

Según datos del Banco Central de Venezuela (BCV-emisor), la tasa de inflación en el sector de alimentos acumuló un 43,7 por ciento entre enero de 2008 y enero de 2009, superior a la interanual general de 29,9 por ciento.

El rotativo El Nacional de Caracas publicó hoy que durante el primer Gobierno del socialdemócrata Carlos Andrés Pérez (1974-79/1989-93) se reguló el precio de la arepa, y ello generó "que muchas areperas optaran por cerrar o irse a la venta de hambuguesas, tacos mexicanos y emparedados".