Cuarto batacazo semanal consecutivo en Asia

  • Tokio, 7 mar (EFE).- Las bolsas asiáticas se dieron esta semana un nuevo batacazo, el cuarto consecutivo, en la estela de los vaivenes llegados desde Wall Street y el pesimismo sobre el futuro del sector financiero.

Cuarto batacazo semanal consecutivo en Asia

Cuarto batacazo semanal consecutivo en Asia

Tokio, 7 mar (EFE).- Las bolsas asiáticas se dieron esta semana un nuevo batacazo, el cuarto consecutivo, en la estela de los vaivenes llegados desde Wall Street y el pesimismo sobre el futuro del sector financiero.

A excepción de la Bolsa de Shanghai, que desde hace tiempo marca otro ritmo, las caídas fueron generalizadas en los grandes parqués de Asia, sobre todo para los valores financieros y del motor de esta región eminentemente exportadora que está sintiendo más de lo esperado las consecuencias de la crisis.

Los dos grandes índices bursátiles asiáticos, el Nikkei de Tokio y el Hang Seng de Hong Kong, perdieron más de un 5 por ciento y casi el 7 por ciento, respectivamente, mientas Shanghai subía un 5,30 por ciento.

Gran parte de esas pérdidas se produjeron en la fatídica jornada del viernes, a causa de que el descenso del jueves en el mercado bursátil de Nueva York fue el mayor en más de doce años, preocupado por la suerte del gigante automovilístico General Motors (GM).

Ese día, Tokio perdió un 3,5 por ciento y Hong Kong un 2,4 por ciento, haciendo olvidar pasadas subidas a mitad de la semana por el optimismo sobre la posibilidad de nuevas medidas de estímulo en China, que finalmente no fructificaron.

El índice MSCI Asia Pacífico, que mide la temperatura bursátil de la región, perdió un 4,3 por ciento en los últimos cinco días, por cuarta semana consecutiva, algo no visto desde octubre. En lo que va de año, se ha dejado ya casi el 20 por ciento.

Tras marcar un alza la semana pasada, el Nikkei tokiota volvió a las andadas con un descenso acumulado en los últimos cinco días del 5,22 por ciento.

La bolsa tokiota cerró este viernes en las 7.173,10 unidades, cerca de su peor nivel desde finales de octubre, cuando marcó el punto más bajo en 26 años (7.162 enteros).

Durante la semana se registró una ligera depreciación del yen japonés frente al dólar hasta cerrar en 97,35 yenes, pero los grandes exportadores nipones apenas respiraron.

Las compañías del motor estuvieron esta semana entre las más perjudicadas, con caídas de alrededor del 10 por ciento para Honda y Toyota, al igual que los valores financieros.

El primer banco japonés, Mitsubishi UFJ, retrocedió un 12 por ciento y en Hong Kong la primera entidad bancaria, HSBC, se dejaba todavía más, un 24 por ciento.

El índice referencial Hang Seng de Hong Kong, de hecho, fue el que sufrió el mayor descenso semanal de todas, del 6,94 por ciento o 890 enteros, hasta cerrar el viernes en las 11.921,52 unidades.

Por contra, el Kospi de Seúl mantuvo un comportamiento más moderado y acabó la semana con un retroceso acumulado del 0,75 por ciento, hasta cerrar en 1.055,03 unidades después de caer en un momento dado durante la sesión por debajo de los mil puntos.

Mientras, en Shanghai su índice general acababa la semana con ganancias del 5,30 por ciento, en los 2.193,01 puntos, impulsadas sobre todo por la subida del 6,12 por ciento del miércoles, cuando se esperaba el anuncio de nuevas ayudas económicas estatales por parte del primer ministro chino, Wen Jiabao.

En el Sudeste asiático, las caídas del viernes fueron bastante más moderadas, menores al 1 por ciento, lo que produjo por lo general descensos menos acusados y resultados más dispares.

El peor resultado fue para su principal índice, el Straits Times de Singapur, que se dejó en toda la semana un 5,12 por ciento, pese a perder apenas un 0,26 por ciento ayer, hasta cerrar en las 1.513,12 unidades.

Sin embargo, el índice JCI de Yakarta acabó el viernes en 1.286,69 enteros, tras ganar apenas un punto en una semana, mientras la Bolsa de Kuala Lumpur acumulaba un descenso semanal del 3,64 por ciento, hasta cerrar en las 858,22 unidades.

Patricia Souza