Economía/Empresas.- España se sitúa entre los cuatro países europeos con mayor riesgo de impago empresarial

MADRID, 9 (EUROPA PRESS) España se sitúa junto con Suiza, Italia, Irlanda y Francia entre los países europeos en los que más aumentó el riesgo de impagos empresariales durante 2008, lo que afectará a los cobros en el presente año, según el estudio 'Índice de Riesgo 2008' elaborado por Intrum Justitia. El sector de servicios profesionales fue en 2008 el más afectado por los retrasos en los pagos, con un cifra de demora del 4,5%, frente al 2% de la media europea, seguido de la construcción y la educación. El menos afectado fue el sector de la salud. El estudio, realizado en 25 países de la Unión Europea, concluye además que estos retrasos en los pagos generarán en las empresas 250.000 millones de euros en costes adicionales cada año. Respecto a los plazos de pago en Europa, en el sector de los servicios profesionales el 62% se realizan dentro de los 30 primeros días, el 27,7% entre 30 y 90 días y el 10,3% a partir de 90 días. Por tipos de pagadores, el sector público retrasa sus pagos una media de 16 días, frente a los 11 días del sector privado o los ocho días de los particulares. El estudio elabora además un ranking de mejores y peores pagadores, siendo los países del Sur de Europa, como Portugal, Grecia y Chipre, los países que más retrasan sus pagos, mientras los países escandinavos, como Finlandia, son los más rápidos a la hora de afrontar sus deudas. Respecto a la visión de esta situación por parte de las empresas, España junto con Hungría, Irlanda y Portugal son los países que se mostraron más pesimistas a la hora de cobrar sus deudas durante 2008. Las pérdidas empresariales derivadas de la concesión de créditos alcanzaron en Europa los 34,7 millones de euros en 2008 y se prevé que en 2009 aumenten hasta los 42,5 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 35% respecto a 2007. El director general de Intrum Justitia, Luis Salvaterra, explicó que "en los últimos años las empresas obtenían cuantiosos beneficios y no se preocupaban por el tema de los impagos" y apostó por "mejorar los protocolos de la gestión de crédito de las empresas" como la única manera de "sobrevivir".