Los promotores bajarán los precios "todo lo que puedan" en el marco del acuerdo con el Santander

MADRID, 25 (EUROPA PRESS) El presidente de la patronal de promotores y constructores de España (APCE), José Manuel Galindo, aseguró hoy que rebajarán los precios de las viviendas "todo lo que puedan", con un límite del 20%, en virtud del acuerdo firmado con el banco Santander. Los promotores y la entidad presidida por Emilio Botín firmaron ayer un acuerdo por el que el banco se compromete a financiar al 100% la compra de aquellas viviendas en las que los promotores asociados a APCE apliquen una rebaja de hasta el 20% sobre el valor del inmueble cuando se contrató el crédito promotor. Si bien, Galindo dejó claro que no todos los descuentos alcanzarán el 20%, ya que la rebaja dependerá de la tipología o la situación de cada vivienda, puesto que cada una "es una realidad diferente". "Hay una banda de mejora del precio en la medida en que haya financiación. Habiendo financiación nosotros ponemos lo que nos corresponda y estamos convencidos de que llegaremos a acuerdos con compradores en precios", indicó. UNA SEÑAL DE "ALEGRÍA Y CONFIANZA". En cualquier caso, Galindo aseguró que este acuerdo supone una señal de "alegría y confianza" para el mercado inmobiliario, puesto que el hecho de que los compradores no tengan que adelantar una entrada y de que el plazo hipotecario sea de 35 años, permitirá "mejorar sustancialmente" las cuotas a pagar por los compradores. Puesto que esta colaboración permitirá establecer "condiciones de compra", el siguiente paso será dar salida progresivamente al 'stock' de viviendas inmovilizadas, que podrían alcanzar el millón de inmuebles este año. En este sentido, el presidente de APCE aseguró que con este acuerdo "se están sentando las bases" para que el 'stock' de viviendas salga al mercado, algo que confió en que quede reflejado en el número de transacciones, cuyo seguimiento se realizará a través de una comisión bilateral que se creará a tal efecto. Finalmente, Galindo llamó a seguir colaborando a tres bandas entre las entidades financieras, las administraciones y los promotores, para que la inevitable transformación que experimente el sector se "haga bien". "Es un tema preocupante para la sociedad en general, por su capacidad de destruir o crear empleo y de aportar o no riqueza", concluyó.