Toyota pierde 3.300 millones en su año fiscal y anuncia que sus ventas caerán en un millón de unidades

TOKIO, 8 (EUROPA PRESS)

El grupo automovilístico japonés Toyota registró unas pérdidas netas de 437.000 millones de yenes (3.300 millones de euros al cambio actual) en su año fiscal 2008-2009 (cerrado el pasado 31 de marzo), frente a un beneficio neto de 1,72 billones de yenes (unos 13.000 millones de euros) en el ejercicio anterior.

La empresa no prevé mejoras significativas en el año fiscal que comenzó el pasado 1 de abril, y que espera cerrar con unas pérdidas netas de 550.000 millones de yenes (4.145 millones de euros). Además, la corporación admite que sus ventas se reducirán en 1,06 millones de unidades, hasta 6,5 millones de vehículos.

El presidente de Toyota, Katsuaki Watanabe, explicó la caída de los resultados en el año fiscal 2008-2009 por el deterioro de las ventas de automóviles, especialmente en Estados Unidos y Europa, por la rápida apreciación del yen respecto al dólar y al euro, y por el agudo encarecimiento de las materias primas.

"LA RECUPERACIÓN LLEVARÁ TIEMPO".

"Parece que la normalización de los mercados financieros en Estados Unidos y Europa y la recuperación de la economía global llevarán tiempo", añadió Watanabe, quien explicó que la empresa potenciará el desarrollo de vehículos híbridos, en el marco de su plan de mejora de la rentabilidad.

Toyota sumó una cifra de negocio de 20,53 billones de yenes (unos 154.700 millones de euros) en su último año fiscal, lo que representa una reducción del 21,9%, mientras que su resultado operativo arrojó unas pérdidas de 461.000 millones de yenes (3.475 millones de euros).

Las ventas mundiales de la empresa entre abril de 2008 y marzo de 2009 se situaron en 7,57 millones de unidades, con un descenso de 1,34 millones de vehículos respecto el ejercicio anterior, debido principalmente a la caída de los mercados europeo y norteamericano.

'NUMEROS ROJOS' EN EUROPA.

En Europa, la corporación nipona registró unas pérdidas operativas de 143.300 millones de yenes (1.080 millones de euros), mientras sus ventas retrocedieron en 222.000 unidades, hasta totalizar un volumen de 1,06 millones de automóviles.

Las previsiones de Toyota para el ejercicio fiscal no son optimistas: el grupo espera un descenso de sus ventas en más de un millón de unidades, una nueva caída de sus ingresos hasta 16,5 billones de yenes (124.340 millones de euros) y unas pérdidas netas de 550.000 millones de yenes (4.145 millones de euros).