Feijóo mantendrá la prohibición de construir en la costa hasta aprobar un plan "racional" para el litoral

Convocará a PSdeG y BNG a formar parte de la comisión de seguimiento de infraestructuras para "no excluir a nadie"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 16 (EUROPA PRESS)

El líder del PPdeG y futuro presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, adelantó hoy que su Ejecutivo va a "dejar la ley como está" en materia urbanística y, por tanto, va a mantener la prohibición cautelar de levantar nuevas construcciones en los primeros 500 metros de costa --una norma provisional aprobada por el bipartito-- hasta la aprobación de un plan "racional" para el litoral.

Este es uno de los principales anuncios que hizo en su turno de réplica a los grupos parlamentarios durante el debate de la sesión de investidura, en el que, no obstante, avisó de que ordenar la costa "no tiene nada que ver con prohibir". En todo caso, rechazó abordar esta materia "con improvisaciones", por lo que garantizó que prolongará la moratoria de los 500 metros, que expira el próximo 17 de mayo, hasta dar luz verde al Plan del Litoral, un proyecto que comprometió que estará listo en los próximos seis meses.

Además del urbanismo, las infraestructuras también centraron buena parte de su intervención y, así, se marcó como prioridad reforzar el papel de la comisión bilateral entre la Xunta y el Gobierno central para revisar la evolución de las obras pendientes en la comunidad.

En este punto, anunció su intención de que los grupos que conforman la oposición --PSdeG y BNG-- también "se sienten" en este foro de seguimiento de las infraestructuras. "No excluiré a nadie", sentenció, en contraposición a la negativa del bipartito de que el PP participase en esta comisión cuando era oposición en la pasada legislatura.

AVE Y PLAN GALICIA

En el ámbito de las infraestructuras, Feijóo hizo mención expresa al AVE y, concretamente, preguntó a los socialistas "cuál es su referencia temporal" respecto a la conexión de alta velocidad con la Meseta. "¿El año 2012 o recalcular el calendario como dice el nuevo ministro de Fomento --José Blanco--?", inquirió.

Después de que la oposición le preguntase si mantiene la promesa electoral de construir con cargo a los presupuestos de la Xunta el AVE Lugo-Orense, Feijóo replicó si este planteamiento significa que el Gobierno central no tiene pensado realizar esta obra. Con todo, prefirió esperar a que Blanco se pronuncie sobre este asunto antes, aunque avanzó que las promesas formuladas durante la campaña "siguen vigentes".

También censuró las críticas de socialistas y nacionalistas a su intención de retomar el Plan Galicia y, frente a esto, rechazó tener que renunciar a este proyecto aprobado por el Gobierno Aznar tras la catástrofe del 'Prestige'. "Son 12.000 millones de euros", detalló a modo de justificación, y recordó las declaraciones del presidente de la Xunta en funciones, el socialista Emilio Pérez Touriño, en las que se mostraba dispuesto a ser "el garante del Plan Galicia". "Yo también quiero ser ese garante", resolvió.

SECRETARÍA XERAL DE IGUALDADE

Otro de los anuncios que hizo Feijóo respecto a su futuro Gobierno es la creación de una Secretaría General de Igualdad que, según concretó, dependerá "directamente" de Presidencia de la Xunta. El futuro jefe de la Xunta lo adelantó después de que PSdeG y BNG le recriminasen que no hiciese mención expresa a la violencia de género en su discurso de investidura.

Al respecto, Feijóo lamentó "profundamente" que interpretasen esto como una "falta de sensibilidad" ante la violencia machista y, tras alegar que no es partidario de hacer "demagogia", se comprometió con la igualdad "real y efectiva".

Por otro lado, reiteró su propósito de abordar la reforma de la Administración autonómica y, además de insistir en su compromiso con la "austeridad", concretó que su intención es la de eliminar "varios órganos" dependientes de la Xunta, como fundaciones o institutos.

ENCE Y CONCURSO EÓLICO

El traslado de Ence o la organización del Año Santo 2010, para el que "aún no se ha hecho nada", son otros de los proyectos prioritarios de su tarea de gobierno, que definió como "un proyecto reformista". Dentro de él también está incluida la revisión del concurso eólico con dos únicos objetivos.

"Cumplir la ley y defender los intereses generales", especificó, e insistió en que no le mueve "ningún otro interés" para retomar este proyecto aprobado, recriminó, de forma "unilateral" por el área nacionalista del bipartito.