Feijóo promoverá una rebaja fiscal y la reforma de la ley de cajas para afrontar el "duro camino" de la crisis

Avisa de que el modelo de financiación propuesto por el Estado "conduce a una pérdida paulatina de los recursos" para Galicia

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14 (EUROPA PRESS)

El líder del PPdeG y próximo presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, situó hoy entre las prioridades de su gobierno la lucha contra la crisis económica, a la que se refirió como un "duro camino" y para la que propuso luchar con, entre otras medidas, la rebaja de impuestos y la reforma de la ley de cajas de ahorro.

En su discurso durante la primera jornada del debate de investidura, Feijóo partió de un pormenorizado diagnóstico del contexto económico para concluir que la comunidad gallega se enfrenta a la "peor crisis de su historia" porque se traslada a los principales sectores productivos, entre los que citó de forma especial el lácteo y el de la automoción.

Consciente que ir "con la verdad por delante" es la mejor fórmula para que los gobiernos "recuperen la credibilidad", advirtió de que la realidad "no deja lugar al optimismo" y que la situación económica "puede ir a peor" en los próximos meses. Con el objetivo de que Galicia salga "con impulso" de este contexto, Feijóo aseguró que el futuro Gobierno tiene la "obligación" de intentar paliar los efectos de la crisis con las herramientas del autogobierno, aunque reconoció que éstas son "ciertamente limitados".

A pesar de ello, avanzó que su gobierno aprobará un plan estratégico para la economía gallega para, por ejemplo, facilitar la financiación a las empresas. Con este objetivo, propuso, en primer lugar, reformar la Ley de Cajas de Ahorro con el ánimo de reforzar su "independencia y su profesionalidad".

A este respecto, reflexionó que los hechos recientes en el mercado financiero español deberían ser "suficiente vacuna" para aquellos que propugnan una mayor presencia de los representantes políticos en los órganos de dirección de las cajas, una reivindicación defendida por el BNG. Frente a ello, Feijóo cree que el objetivo de esta reforma debe encaminarse a "reforzar" el compromiso con el país, sobre todo a través de su obra social "en tiempos de crisis", pero también en lo que se refiere a su "tradicional compromiso con los sectores empresariales gallegos".

IGAPE RENOVADO

Para mejorar la financiación empresarial, Feijóo también avanzó que el futuro Ejecutivo concentrará todas las ayudas de la Xunta en un Igape "renovado" para, de este modo, superar la actual "dispersión" --los instrumentos de fomento financiero del Gobierno bipartito se reparten entre Economía (PSdeG) e Industria (BNG)--.

A mayores, defendió regular la protección de los consumidores gallegos de los servicios financieros, convencido de que es un campo en el que los ciudadanos están "particularmente indefensos", por lo que garantizó que dedicará una "especial atención" al problema del "sobreendeudamiento" de las familias gallegas.

Concretamente, urgirá al Gobierno central a elaborar una Ley sobre endeudamiento específica para las familias que modifique la actual Ley Concursal. También se comprometió a proteger a los pequeños competidores, para lo que promoverá una reforma de la Ley de creación de los órganos de defensa de la competencia de la comunidad autonómica. El objetivo es que la actual estructura dual --Servizo Galego dependiente de la Consellería y Tribunal independiente-- sea sustituida por un único órgano independiente.

También anunció políticas dirigidas a mejorar la competitividad de la economía gallega, para lo que tomó como un "aceptable punto de partida" el Acuerdo por la Competitividad firmado por el bipartito con sindicatos y empresarios. Su compromiso es convocar a los agentes sociales, durante los cien primeros días de su gobierno, para fijar "compromisos de gasto" y "modificaciones normativas" que permitan hacer efectivos los objetivos fijados en ese documento.

PLAN DE EMPLEO Y REBAJA FISCAL

Un plan de empleo para la legislatura es otro de los instrumentos con el que Feijóo pretende atajar la crisis, para la que también pondrá en marcha una rebaja fiscal que será "una de las primeras medidas" que apruebe el futuro Ejecutivo. Entre los impuestos que revisará figuran el tramo autonómico del IRPF, que se reducirá en un 8,2 por ciento para los 600.000 contribuyentes gallegos con rentas más bajas.

Su propuesta fiscal se completa con la supresión "de facto" del impuesto de sucesiones y donaciones o la reforma del impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentos para las familias numerosas y los menores de 35 años de edad.

A nivel estatal, el Gobierno de Feijóo instará al Ejecutivo central a reducir el impuesto de sociedades para las pymes, aliviar a los autónomos por el repunte de la morosidad incrementando del 5 al 8 por ciento el porcentaje de provisiones y gastos de difícil justificación, o reducir su carga fiscal permitiendo que no tributen en el IVA las facturas no cobradas.

PLAN DE CHOQUE

Además del plan para abordar la crisis a largo plazo, Feijóo anunció otro "plan de choque" para frenar las dificultades a corto plazo, que iniciará con un "reajuste" del presupuesto autonómico para adaptarlo a las nuevas previsiones de crecimiento, analizar los márgenes presupuestarios en cada consellería, y estudiar al detalle la evolución de los ingresos tributarios.

Este proceso estará "condicionado" por la nueva estructura de la Xunta, que el PPdeG pretende "simplificar". Así, el nuevo Ejecutivo promoverá un proyecto de ley que "defina, sistematice y regule" el modelo del sector público y fomentará la "austeridad y racionalidad" en el gasto administrativo.

En cuanto a otros proyectos inmediatos, Feijóo indicó que pondrá en marcha un "vigoroso programa" en inversión en infraestructuras, desarrollará un plan de vivienda para reducir el número de inmuebles vacíos y emprenderá medidas con el objeto de paliar los problemas de financiación de las empresas.

GOBIERNO CENTRAL

Con todo, reconoció que todas estas medidas dependerán de la reforma del sistema de financiación autonómica, en el que el nuevo Gobierno gallego pedirá que prevalezca el "coste real de los servicios", ya que, a su juicio, el modelo propuesto "conduce a una pérdida paulatina de los recursos" para Galicia. Por eso, solicitará el apoyo de todos los grupos para que la comunidad "no salga perjudicada".

Las críticas al Gobierno central fueron recurrentes en el discurso de Feijóo, sobre todo al hablar de dos de los sectores productivos más importantes para la economía gallega. En primer lugar, censuró las ayudas del Ministerio de Industria a la automoción, que, a su entender, son "ilógicas e injustas" porque no respetan el peso del sector en Galicia. También reprochó la negociación de España en la Unión Europea en lo que tiene que ver con el sector lácteo, para el que tuvo una mención especial.

Así, se comprometió a convocar de forma "inmediata" a los interlocutores sectoriales de la producción y de la industria láctea para elaborar un plan estratégico de urgencia que esté vigente hasta 2015, año en el que finaliza el régimen de cuotas lácteas.

Por otra parte, también garantizó que su Gobierno promoverá el traslado de la factoría de Ence, un compromiso del pacto de Gobierno del bipartito que no llegó a materializarse. El PP propone en este punto una nueva ubicación situada "dentro de la comarca pontevedresa" y con la finalidad de recuperar ambientalmente la fachada marítima de la margen izquierda de la ría de Pontevedra.