Hallan en Argentina los restos de una nave hundida durante la Batalla de Obligado

  • Buenos Aires, 14 abr (EFE).- Dos pescadores hallaron por azar restos de una nave hundida durante la batalla conocida como Vuelta de Obligado, que en 1845 enfrentó a tropas argentinas con una poderosa flota anglo-francesa, informaron hoy fuentes oficiales.

Hallan en Argentina los restos de una nave hundida durante la Batalla de Obligado

Hallan en Argentina los restos de una nave hundida durante la Batalla de Obligado

Buenos Aires, 14 abr (EFE).- Dos pescadores hallaron por azar restos de una nave hundida durante la batalla conocida como Vuelta de Obligado, que en 1845 enfrentó a tropas argentinas con una poderosa flota anglo-francesa, informaron hoy fuentes oficiales.

El hallazgo, el primero de restos de naves involucradas en aquella batalla, se produjo en aguas del río Paraná, cerca de la localidad bonaerense de San Pedro, a unos 150 kilómetros al norte de la capital argentina.

Se trata de una baranda de madera, de 1,20 metros de longitud, con un pequeño cañón adherido a su parte superior, según informó la Dirección de Cultura de la Municipalidad de San Pedro, a la que la pieza llegó de manos de dos hombres que la hallaron mientras pescaban en el río.

Los dos pescadores, Juan y Francisco Puig -padre e hijo-, se encontraban pasando una red de fondo en la zona donde se desarrolló el combate cuando de pronto se les enganchó a unos 40 metros de profundidad.

Valiéndose de la fuerza del motor de su lancha, los Puig pudieron arrancar del fondo del río un pesado madero de 1,20 metros de longitud con mucha arena y óxido adheridos.

La investigación y posterior restauración del objeto determinó que se trata de una baranda de madera que estaba colocada en la popa de una embarcación de poco porte que fue hundida durante la batalla de Obligado, acaecida el 20 de noviembre de 1845.

"Esta es la primera pieza descubierta hasta hoy de una de las naves hundidas durante la batalla librada en las costas de Vuelta de Obligado", destacó José Luis Aguilar, director de Cultura de San Pedro.

En uno de los extremos de la pieza se descubrió la presencia de un pequeño cañón de unos 60 centímetros de longitud, con una boca de unos 30 milímetros de diámetro.

Ensayos realizados en muestras extraídas del interior del arma determinaron la presencia de residuos de azufre, uno de los compuestos que conformaban la pólvora negra que disparaba el cañón.

Estas pequeñas piezas de artillería estaban colocadas en las bordas de goletas y lanchones, y su función era la de brindar fuego de apoyo en el momento del desembarco.

En cuanto a la embarcación de la que era parte esta pieza, se cree que pudo haber sido una de las 24 unidades de las fuerzas argentinas sobre las cuales se extendieron las tres líneas de cadenas que atravesaban el río y que fueron clave para el triunfo sobre la flota anglo-francesa.

La batalla de Vuelta de Obligado fue una de las más importantes que se libraron para garantizar la soberanía argentina.

Un ejército de 2.300 hombres al mando del general Lucio Mansilla y que respondía a la Confederación argentina, liderada por Juan Manuel de Rosas, se enfrentó a una escuadra combinada de buques ingleses y franceses que intentaban comerciar con los norteños territorios de Corrientes y Paraguay.

La estrategia elaborada por Mansilla consistió en atravesar el río con tres hileras de gruesas cadenas apoyadas en 24 pequeñas embarcaciones para frenar el avance de los buques invasores.