Cantabria cuenta con algo más de 87 hectáreas plantadas con viñedos en 265 explotaciones

La comunidad autónoma apuesta por recuperar la actividad vinícola

SANTANDER, 19 (EUROPA PRESS)

Cantabria cuenta con 87,15 hectáreas de tierras plantadas con viñedos, de las que el 68,53 por ciento, lo que equivale a 59,73 hectáreas, corresponden a la Indicación Geográfica Protegida 'Tierra de Liébana', y las 27,42 restantes a los vinos 'Tierra Costa de Cantabria'.

Se trata de los últimos datos proporcionados por la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad, validados a 31 de julio de 2008, y recogidos por Europa Press.

En total, Cantabria cuenta con 126,34 hectáreas con derechos de plantación de viñedos. De ellas, 87,15 corresponden a superficies plantadas; 32,38 a derechos de plantación en cartera; 6,81 a los existentes en la reserva, y 14,63 fueron usados en los 12 meses precedentes.

Las 87,15 hectáreas plantadas se distribuyen en 265 explotaciones. La gran mayoría de ellas, 241, tienen una superficie total de 49,35 hectáreas, con viñedos en parcelas que no superan la media hectárea. En el lado contrario, hay ocho explotaciones que superarían los veinte mil metros cuadrados.

Con el objetivo de reglamentar una actividad en auge, en el año 2005 se aprobó el Decreto por el que se regula el Sector Vitivinícola de Cantabria.

Se trata de una normativa que ordena la creación de la Reserva Regional de Derechos para la plantación de viñedos; organiza la compra de derechos para incorporar a la reserva; regula la cesión de los derechos procedentes de la reserva, y establece un plan para la reestructuración y reconversión del viñedo en la comunidad autónoma.

VINOS DE LA TIERRA

Bajo la denominación de 'Vinos de la Tierra', en Cantabria conviven los caldos 'Costa de Cantabria' y los de 'Liébana'. Por lo que respecta a los Vinos de la Tierra de Liébana, su producción se enmarca en los municipios de Potes, Pesagüero, Cabezón de Liébana, Camaleño, Castro Cillorigo, y Vega de Liébana.

Se elaboran a partir de las variedades de vid autorizadas que son Mencía, Tempranillo, Garnacha, Graciano, Merlot, Syrah, y Cabernet-Sauvigno en el caso de los tintos, y Palomino, Godello, Verdejo, Alillo, Chardoney, y Albarín Blanco, para los blancos.

En cuanto a los caldos con la denominación 'Costa de Cantabria', se producen en un área delimitada entre la costa y los valles inferiores de influencia atlántica, hasta una cota de 600 metros, quedando exluidos los municipios donde se produce la otra denominación.

Estos vinos se elaboran exclusivamente con las variedades Ondarrabi Belza y Verdejo Negro, en el caso de los tintos, y Godello, Albillo, Chardoney, Malvasía, Ondarrabi Zuri, Picapoll Blanco y Verdejo para los blancos.

Esto da como resultado que las variedades más plantadas en Cantabria sean Mencía (27,19 hectáreas); Palomino (25,70ha); Godello (11,33 ha); Albariño (10,41 ha); Ondarribi Zuri (2,90); Tempranillo (2,56 ha); Riesling (2,51 ha); Syrach (2,28 ha); y Garnacha (0,99), principalmente.