La Junta presenta al sector del vino un plan de apoyo por valor de 140 millones de euros que busca dar salida al 'stock'

Propone reducir la cosecha de uva para regularizar el mercado con la condición de no perjudicar la renta de los viticultores

TOLEDO, 15 (EUROPA PRESS)

El Gobierno regional ha articulado un plan de apoyo al sector vitivinícola, que por valor de cerca de 140 millones de euros, a invertir hasta 2013, pretende paliar los efectos de la crisis y dar salida a los seis millones de hectolitros de vino que almacenan sin vender los depósitos de las cooperativas de la región. Este plan se adopta después de que esta semana el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino rechazara realizar una destilación de crisis como había pedido Castilla-La Mancha.

Así lo anunció el consejero de Agricultura y Desarrollo Rural, José Luis Martínez Guijarro, en la rueda de prensa que ofreció antes de la reunión que mantuvo con los representantes del sector, para darles a conocer este documento abierto que contiene una serie de medidas a fin de afrontar los problemas coyunturales y estructurales que presenta el "mayor viñedo del mundo, que no es ajeno a la crisis".

A pesar de que son 30 las cooperativas que presentan mayores problemas, pues acumulan el 70 por ciento del 'stock' de los caldos en sus depósitos, el responsable regional de Agricultura dijo que las principales dificultades que afectan al vino, relacionadas con la actual crisis económica, son la falta de liquidez provocada por la reducción de las ventas, los aplazamientos de los cobros, y el cambio en el sistema de subvenciones.

"La ralentización de la exportaciones, y la falta de aseguramiento de los cobros de las operaciones comerciales ha generado un exceso de 'stock' en algunas cooperativas, que puede provocar problemas a la hora de recepcionar la producción de uva de la próxima campaña", alertó Martínez Guijarro.

Para hacer frente a esta tesitura, Agricultura presenta medidas que permitan inyectar liquidez a través del convenio con las cajas rurales y entidades financieras dentro de la línea ICO-Liquidez, que ha suscrito el Gobierno castellano-manchego.

Así, entre las medidas presentadas hoy, también se encuentra un convenio con la Sociedad Anónima Estatal de Caución Agraria (SAECA), para que las cooperativas puedan avalar el 25 por ciento del riesgo que asumen las entidades financieras dentro de esa línea ICO, costeando el Gobierno regional esas operaciones.

Para solventar el 'stock' de vinos, prosiguió el consejero, el Gobierno regional abrirá los depósitos de almacenamiento que tienen en Tarancón (Cuenca) y Tomelloso (Ciudad Real), con una capacidad, de 450.000 hectolitros, anticipando al 1 de agosto la destilación de vino para alcohol de uso de boca.

PROBLEMAS ESTRUCTURALES

Para los problemas estructurales, generados por la pequeña dimensión de las cooperativas, la falta de estructuras comerciales, o la falta de inversión en I+D+i, la Consejería apoyará, afirmó Martínez Guijarro, la creación de nuevas estructuras de comercialización, financiando parte de los costes de su creación y facilitando la participación en el capital de las mismas, y apoyará la concentración empresarial, asumiendo parte de los costes de este proceso.

Para solventar la falta de profesionales expertos en exportación, el Gobierno regional ofrece al sector financiar la formación de este tipo de profesionales, y para evitar el exceso de producción, hasta que el sector disponga de herramientas de comercialización, plantea la posibilidad de reducir la cosecha de uva con la condición de no perjudicar la renta de los viticultores, con una linea de apoyo al viñedo de secano.

El consejero de Agricultura, que habló también de acometer nuevos arranques de viñedo en los términos que plantea la OCM, propone para fomentar el consumo responsable de vino con una campaña de promoción dirigido a jóvenes y familias, y otra para implicar al sector de la hostelería en la promoción de los caldos de la región.

El Gobierno autonómico también apoyará la promoción internacional del vino regional, fomentando la presencia de bodegas y cooperativas en ferias internacionales, así como la inversión en I+D+i, creando una nueva línea de ayuda para financiar la creación de productos derivados del vino.

DESTILACIÓN DE CRISIS

A preguntas de los medios, el consejero explicó que recientemente han mantenido una reunión con el Ministerio, "a la que estaba convocado todo el sector del vino y, paradójicamente alguna organización a pesar de haber pedido reiteradamente esa reunión, no asistió", en la que los representantes del Gobierno central trasladaron "la imposibilidad de acometer una destilación de crisis por dos millones de hectolitros".

No obstante, apostilló Martínez Guijarro, el Ministerio se mostró dispuesto a colaborar con la comunidad autónoma en otra serie de medidas que puedan paliar la situación económica que atraviesa el sector.

DATOS

El titular regional de Agricultura, que señaló que este plan de apoyo se enmarca en el seno del Pacto por Castilla-La Mancha y mostró la disponibilidad de su departamento a acoger otras medidas que los representantes del sector vitivinícola de la región propongan y que el Gobierno pueda llevar a cabo, explicó que las cooperativas de Castilla-La Mancha tienen en este momento sin vender el 39 por ciento de su producción, algo más de seis millones de hectolitros.

A esto se suma un 15 por ciento de producción, ya vendida, pero que espera en los depósitos para que los operadores de vino lo retiren para comercializarlo. "Es decir --matizó-- en este momento en las cooperativas está el 59 por ciento de los caldos producidos"· No obstante, el consejero manifestó que esos seis millones de hectolitros sin vender hay que ponerlos en relación con los datos de las últimas cinco campañas y con el vino que existía en las cooperativas a 31 de julio, en las que existía entre 5,5 millones y 6 millones de hectolitros.

"Si a esto se suma las 32.000 hectáreas que se han arrancado, y que suponen un millón de hectolitros menos con respecto a la campaña actual, la situación del conjunto del sector es similar a la de otras campañas", dijo el consejero que agregó que el problema es que 30 cooperativas de la región, situadas principalmente en la provincia de Ciudad Real, almacenan el 67 por ciento del vino que está sin vender.

"Por ello, tendremos que analizar con los equipos directivos de esta 30 cooperativas esta situación, aunque la problemática que presentan el resto de cooperativas es diferente, pues incluso hay 53 que tienen el 100 por cien del vino vendido", apuntó.

FUSIÓN DE COOPERATIVAS

En otro orden de cosas, el consejero defendió que la manera de fomentar la fusión de las cooperativas es articular medidas de convencimiento y de discriminación positiva para aquellas que vayan en esa dirección, primándolas en las convocatorias de inversiones, en la contratación de comerciales, y con otro tipo de ayudas que el Gobierno ponga en marcha.

"Pero no podemos imponer la concentración, porque son decisiones que deben adoptar las cooperativas, aunque el sector en su conjunto está llegando al convencimiento de que el pequeño tamaño es el principal lastre para garantizar su viabilidad", defendió.

Por ello, concluyó Martínez Guijarro, la única manera de superar esta situación es buscar fórmulas de cooperación que puedan ir desde la fusión, hasta acuerdos para la comercialización de los vinos, "y que estamos dispuestos a apoyar desde la Consejería".