UCAMAN valora el plan de apoyo al sector del vino de la Junta, pero insiste en la necesidad de una destilación de crisis

TOLEDO, 15 (EUROPA PRESS)

La Unión de Cooperativas Agrarias de Castilla-La Mancha (UCAMAN), aunque valoró hoy la reflexión y batería de actuaciones que desde la Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural se pondrán en marcha, confiando especialmente en aquellas que a medio y largo plazo surtan efecto sobre el sector vitivinícola, insistió en la necesidad de la puesta en marcha una destilación de crisis de vino de mesa.

Tras la reunión entre los agentes del sector vitivinícola y el consejero de Agricultura y Desarrollo Rural, José Luis Martínez Guijarro, UCAMAN, según señaló en nota de prensa, confía especialmente en aquellas que a medio y largo plazo contribuirán a reajustar al sector a una realidad cambiante y dinámica, a través de mejoras en exportación, comercialización, medidas que fomenten la concentración empresarial, I+D+i, siendo estos pilares las líneas de actuación que UCAMAN emprendió en 2006 a través de su Plan Estratégico del Cooperativismo de Castilla-La Mancha.

A corto plazo, el presidente de UCAMAN, Ángel Villafranca, valoró positivamente la consecución de una de sus reivindicaciones: la puesta en marcha de medidas financieras que alivien la falta de liquidez de las empresas cooperativas y de sus socios.

También aprobó la disposición de la Consejería para utilizar los depósitos de almacenamiento del FEGA de Tarancón y Tomelloso, con una capacidad de unos 450.000 hectolitros, para aliviar el acopio de la próxima vendimia.

No obstante, UCAMAN instó de nuevo a José Luis Martínez Guijarro a que haga valer el peso de Castilla-La Mancha, principal productora de vino en España, para alcanzar un acuerdo con el Ministerio, que permita poner en marcha una destilación de crisis de vino de mesa, que permita sostener las cotizaciones del vino a corto plazo y dé respuesta a la "gravísima" situación que atraviesa el mercado del vino actual, con existencias en bodega que superan ampliamente el 60% de la producción del pasado año aún sin retirar ni vender, y a tres meses del inicio de la próxima vendimia.

Alertaron de que esta situación va a desembocar en un problema social de dimensiones insospechadas, al no poder albergar toda la futura cosecha de uva, si no se toman las medidas paliativas que las cooperativas vienen reclamando, destacando la destilación de crisis de 2 millones de hectolitros de vino de mesa.

Del mismo modo, las cooperativas, ante esta situación de mercado y financiera excepcional, pidieron al Consejero que habilite medidas presupuestarias excepcionales.