ACS nombra nuevo consejero delegado en Cimic, que seguirá presidiendo Marcelino Fernández Verdes


MADRID|
ACS nombra nuevo consejero delegado en Cimic, que seguirá presidiendo Marcelino Fernández Verdes

ACS nombra nuevo consejero delegado en Cimic, que seguirá presidiendo Marcelino Fernández Verdes MADRID | EUROPA PRESS

Cimic, filial australiana de ACS, ha nombrado a Adolfo Valderas nuevo consejero delegado de la compañía en sustitución de Marcelino Fernández Verdes, quien no obstante mantendrá el cargo de presidente de la empresa.

Fernández Verdes, designado sucesor de Florentino Pérez en ACS cuando el presidente decida ceder funciones ejecutivas en el grupo, compatibilizaba hasta ahora los puestos de consejero delegado y presidente de Cimic, y el de primer ejecutivo de la filial alemana Hochtief.

Desde estos puestos, Marcelino Fernández está dirigiendo el proceso de reestructuración y saneamiento de estas filiales australiana y alemana con el fin de recortar su deuda y aumentar su rentabilidad.

En cuanto al nuevo consejero delegado de Cimic, es un profesional con una larga trayectoria en el grupo ACS, que además en los últimos años ha ocupado distintos cargos de responsabilidad en la filial austral, a la que partió desde Iridium, la compañía de concesiones del grupo.

"Adolfo Valderas ha sido una parte fundamental de los logros de Cimic durante los últimos tres años", destacó Marcelino Fernández Verdes en un comunicado.

El relevo en el puesto de consejero delegado, que se hará efectivo de forma inmediata, ha coincidido con la publicación de los resultados de Cimic de los nueve primeros meses del año.

PUJA POR PROYECTOS POR 4.2OO MILLONES.

La compañía cerró este periodo con un beneficio neto de 413 millones de dólares australianos (unos 289 millones de euros), un 5,9% más que el año anterior, tras impulsar un 11,4% sus ganancias en el tercer trimestre.

Cimic logra este resultado pese a que sus ingresos se desplomaron un 27% entre enero y septiembre, hasta los 7.640 millones de dólares australianos (unos 5.346 millones de euros), afectado por las distintas ventas de activos.

A cierre del pasado mes de septiembre, la firma contaba con una cartera de proyectos pendientes de ejecutar por valor de 29.000 millones de dólares australianos (unos 20.294 millones de euros).

Además, asegura que tiene presentadas ofertas, de las que está pendiente de una eventual adjudicación, a nuevos proyectos que en conjunto suman unos 6.000 millones de dólares (unos 4.200 millones), y se prepara para competir por otros tantos estimados en 16.000 millones de dólares más (unos 11.197 millones de euros).