ESPAÑA Consulte aquí la lista de morosos

El Deutsche Bank se hunde pero Angela Merkel ni se plantea rescatarlo


Fachada del Deutsche Bank. Imagen de archivo

Fachada del Deutsche Bank. Imagen de archivo

Los problemas de la banca europea no están solo en Italia, España o Portugal. El Deutsche Bank se ha desplomado un 6% en la apertura de la Bolsa de Fráncfort, alcanzando sus mínimos históricos -a 10,65 el título-. La caída viene precedida de lo publicado este fin de semana por el semanario 'Focus', en el que se revelaba que a Angela Merkel, la canciller alemana, no se le pasa por la cabeza rescatar a la mayor entidad alemana.

El Deutsche Bank lleva acumulada una pérdida de valor del 52,7% en lo que va de año, mientras se acumulan las dudas sobre el estado de sus cuentas, una posible multa de las autoridades estadounidenses resuena por los pasillos y se investiga si la entidad manipuló divisas o sacó capitales de Rusia.

Motivos por los que el Fondo Monetario Internacional (FMI) calificó a la entidad como la que "más riesgo presenta para el sistema financiero internacional", ya que fue -junto a Banco Santander- la única entidad que suspendió los test de estrés realizados a la banca en Estados Unidos.

Merkel no quiere ni especular sobre un posible rescate del Deutsche Bank, en especial antes de las elecciones de septiembre de 2017. Una inyección de dinero público no ayudaría a reflotar los malos resultados electorales ni frenaría el auge de la extrema derecha. Lo cierto es que Deutsche Bank se provisionó de 5.500 millones de euros a finales de junio para hacer frente a las venideras batallas legales. Cifra que ahora parece insuficiente. 

La posible multa histórica

Ante esta negativa de Merkel, la sanción por colocar hipotecas 'subprime' entre 2005 y 2007 agudiza el mal momento del Deutsche. Además, desde el ejercicio fiscal 2014 y hasta el pasado 30 de junio, la entidad alemana acumula 7.097 millones de euros en gastos derivados de litigios, de acuerdo a sus resultados trimestrales, cuya intención era cerrar los oscuros asuntos del pasado. 

Para este último caso el objetivo sería reducir las pretensiones del departamento de Justicia de Estados Unidos y situar la sanción por debajo de los 14.000 millones de dólares (12.461 millones de euros), que supondría la mayor sanción a un banco extranjero en Estados Unidos.

Sus cuentas tampoco describen una situación muy boyante. Cerró el segundo trimestre con unas ganancias inferiores al pasado ejercicio en un 82,7%. Lo que hace pensar en las palabras pronunciadas por Mario Draghi, presidente del Banco Central europeo (BCE), sobre el gran número de bancos que hay en la eurozona. Una posible vía de escape sería una fusión con Commerzbank, la segunda entidad teutona, de la que se ha hablado en los últimos tiempos.

En España se ha notado este batacazo. Banco Popular lideraba las caídas del sector bancario con una depreciación de sus títulos del 3,87%, seguido por BBVA (-3,70%), Caixabank (-3,32%), Santander (-3,05%), Sabadell (-2,82%), Bankinter (-2,65%) y Bankia (-2,25%). Por su parte, en el Euro Stoxx 50 Intesa San Paolo caía un 3,36%, mientras que BNP Paribas un 3,34%, Societe Generale un 3,12% e ING un 2,94%.