España logra mejorar su competitividad fiscal y ya ocupa el puesto 28 de la OCDE


España logra mejorar su competitividad fiscal y ya ocupa el puesto 28 de la OCDE

España logra mejorar su competitividad fiscal y ya ocupa el puesto 28 de la OCDE

España ocupa el puesto 28 en la clasificación de países de la OCDE con una regulación fiscal más competitiva elaborada por los laboratorios de ideas Tax Foundation y Foro regulación Inteligente y publicada hoy.

De acuerdo al Índice de Regulación Fiscal -que mide la competitividad del código tributario como el que tiene pocas deducciones, reglas sencillas, trato igualitario y tipos marginales moderados-, España sumó en la edición 2016-2017 un total de 58,9 puntos lo que la sitúa en el puesto 28 de 35 países analizados.

La clasificación está encabezada por Estonia (100 puntos), seguida de Nueva Zelanda (91,6 puntos), Letonia (88 puntos), Suiza (84,6 puntos) y Suecia (82,1 puntos) y la cierran Portugal (50,9 puntos), Italia (46,1 puntos) y Francia (43,2 puntos).

Fiscalidad Fiscalidad

Fiscalidad

Los 58,9 puntos obtenidos por España en esta edición del informe la sitúan cuatro puestos por encima de la clasificación de 2015-2016, una mejora que responde a la reducción del impuesto de sociedades, los menores costes en que incurren las empresas para cumplir la regulación y la rebaja del IRPF.

Por el contrario, los trámites fiscales vigentes en España siguen lejos de los escenarios óptimos que plantea el informe. No hay que olvidar que, según los informes del Banco Mundial, una empresa española media pierde 152 horas al año cumplimentando los trámites exigidos por Hacienda, frente a las 55 horas de una compañía en Luxemburgo, las 63 de Suiza, las 82 de Irlanda o las 110 de Reino Unido.

[Te interesa leer: Nos fríen a impuestos y España cada vez recauda menos]

En cualquier caso, sostiene el informe, el clima tributario ha mejorado en el plano regulatorio, ya que el primer índice elaborado por la Tax Foundation, en el año 2014-2015, otorgaba a España 52,3 puntos, por debajo de los 59,5 de esta nueva edición.

Por impuestos, España ocupa el puesto 29 en la clasificación de competitividad del impuesto de sociedades, el 30 en el IVA, el 24 en impuestos sobre la propiedad, el 10 en la renta y el 17 en tratamiento de beneficios internacionales.