El Eurogrupo irrumpe en el 'caso Popular' y pide igualdad en los rescates bancarios


  • Dijsselbloem pide homogeneizar los marcos de actuación en las liquidaciones de las entidades pequeñas que dependen del criterio de los Estados.

  • El salvamento, con 17.000 millones, de dos pequeñas entidades transalpinas divide a los políticos en la UE. En Banco Madrid y Popular se tomaron otras medidas.

Dijsselbloem pide homogeneizar la ayuda pública a los bancos

Dijsselbloem pide homogeneizar la ayuda pública a los bancos

De puertas a fuera los organismo europeos avalan que Italia no infligió la norma al tirar de chequera para rescatar a Banca Popolare di Vicenza y Veneto Banca porque, al ser pequeñas y no sujetas a supervisión directa del BCE, tenía un margen “nacional” para planear su liquidación. En el caso del Popular, en cambio, decidió el supervisor europeo y bajo la rigurosa máxima de evitar nuevas ayudas forzó un autorrescate interno que dejó a cero la inversión de accionistas y bonistas.

Pero la liquidación millonaria de las pequeñas entidades transalpinas -Italia inyectará hasta 17.000 millones de euros para facilitar la absorción al Intesa Sanpaolo evitando sacrificar inversiones de sus ahorradores- está generando fuertes críticas políticas y los organismos ya plantean cambios en los esquemas para que no repitan agravios comparativos.

Le interesa leer: PwC auditó durante 35 años seguidos al Banco Popular sin una sola salvedad.

El caso del Popular no es equivalente al de ambos bancos transalpinos por dicha singularidad, pero sí es comparable la situación que encaró Banco Madrid, donde el Gobierno determinó que tampoco habría ayudas dando el pistoletazo a su liquidación por concurso.

“Siempre fue sabido”, aseguró hoy el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, que las entidades bancarias de menor tamaño serían "liquidadas o declaradas insolventes bajo la legislación nacional", en referencia a la liquidación de las entidades del Véneto. A renglón seguido abogó, sin embargo, por homogeneizar los marcos de actuación para evitar estas divergencias de criterio, según las necesidades políticas y capacidades presupuestarias, de cada país, insinuando reglas claras y comunes en la inyección de ayudas públicas.

"La cuestión es, por supuesto, si las normas sobre ayudas de Estado, que aplican en cualquier caso, no deberían ser ajustadas ahora que nos encontramos en una nueva era", comentó el presidente del Eurogrupo, quien llamó a esperar los resultados del encuentro ministerial.

El político holandés recalcó que la legislación sobre insolvencia es "muy diferente" en cada Estado miembro y tiene "un gran impacto" sobre los bancos. También aseguró que en los recientes casos de los bancos italianos "se ha experimentado de nuevo" esa situación.

Representantes de la Junta Única de Supervisión -parte del Banco Central Europeo-, de la Junta Única de Resolución y de la Comisión Europea informarán a los ministros sobre su actuación en la liquidación de Veneto Banca y Banca Popolare di Vicenza y el rescate de Monte dei Paschi di Siena, todos italianos.

Dijsselbloem indicó que la participación de esas instituciones permitirá conocer "qué ocurrió" en esos tres casos y saber "cómo mejorar la Unión Bancaria".

Además, reiteró que en las liquidaciones y resoluciones del país alpino se ha respetado la normativa comunitaria y no ha habido "lagunas". Veneto Banca y Popolare di Vicenza serán liquidadas conforme a las normas de insolvencia italianas después de que la Junta Única de Resolución determinara que no había razones de interés público para su resolución comandada desde Bruselas, lo que ha puesto de relieve el impacto que tiene la falta de armonización entre las normas nacionales que terminarán rigiendo ciertas liquidaciones.

"Si tienes demasiados préstamos improductivos no puedes dar nuevos créditos y, básicamente, no estás abierto para los negocios, y la economía italiana necesita bancos abiertos para los negocios", añadió Dijsselbloem.

El ministro italiano defendió que las crisis de los bancos vénetos "han sido gestionadas en una fase de transición muy difícil con el menor coste posible para el contribuyente y la economía" lo que, consideró, "refuerza la Unión Bancaria, no la debilita".

Padoan opinó que las críticas de quienes señalan que no se ha respetado el espíritu de las normas bancarias europeas por aplicar la legislación nacional para su liquidación están "fuera de lugar".

Dijsselbloem resaltó que tanto la Comisión Europea como la Junta Fiscal Europea recomendaron una posición fiscal neutral para 2018 en el conjunto del área del euro y reconoció que entre los diecinueve países que comparten la moneda única persisten "grandes diferencias".

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, mostró su satisfacción por que el Eurogrupo no aborde hoy asuntos relacionados con Grecia, "un signo de que las cosas avanzan", después de que el último desembolso del rescate heleno fuese validado este viernes.