Gestha celebra la limitación a 1.000 euros de los pagos en efectivos porque "dificultará" el fraude


MADRID|
Gestha celebra la limitación a 1.000 euros de los pagos en efectivos porque "dificultará" el fraude

Gestha celebra la limitación a 1.000 euros de los pagos en efectivos porque "dificultará" el fraude MADRID | EUROPA PRESS

El sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) ha apludido el decreto ley que el Gobierno podría aprobar este viernes que incluye la limitación del pago en efectivo a los 1.000 euros, frente a los 2.500 euros actuales, ya que aunque no eliminará la economía sumergida y el fraude al IVA, sí ayudará a "dificultar" estas prácticas fraudulentas.

Así lo ha señalado en declaraciones a Europa Press el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, quien ha celebrado que el Ejecutivo vaya a aprobar previsiblemente el viernes la limitación a 1.000 euros de los pagos en efectivo, una reivindicación que el sindicato venía realizando desde el año 2004.

Mollinedo ha señalado que aunque la limitación no eliminará el fraude, sí lo dificultará, especialmente entre las empresas de mayor tamaño, como las grandes compañías de infraestructuras que para justificar en su contabilidad los pagos en dinero metálico utilizan una facturación "falseada".

"Una limitación de estas características dificulta este tipo de fraude porque ya es más complicado acumular una decena o una centena de operaciones de hasta 1.000 euros", ha explicado Mollinedo, recordando que con la medida se dificultará el fraude entre estas grandes corporaciones, al no ser "normal" en el ciclo de la empresa española operar en metálico más allá del gasto corriente de una oficina.

Además, lo "más normal" en estos casos es realizar pagos y cobros que dejan rastro a través de los extractos bancarios que se convierten en una "contabilidad auxiliar", ha agregado. Por el contrario, la limitación a 1.000 euros de los pagos en efectivo no será de gran utilidad para reducir las operaciones en B entre particulares y entre estos y las compañías en los casos en los que decidan ahorrarse el abono del IVA.

Gestha ha venido reclamando la limitación a 1.000 euros de los pagos en efectivo desde 2004, cuando detectó un elevado atesoramiento de billetes de 500 euros. Tras la revisión realizada en el año 2007 sobre el número de personas que podían disponer de grandes cantidades de este tipo de billetes se logró recaudar cerca de 1.000 millones de euros en tres años en declaraciones complementarias.

Hacienda dio entonces un margen de tiempo a estos contribuyentes antes de iniciar las inspecciones. Posteriormente, el Gobierno aprobó en 2013 la limitación de los pagos en efectivo a 2.500 euros.

BEBIDAS AZUCARADAS, TABACO Y ALCOHOL

Por otra parte, Mollinedo también ha valorado la creación de un impuesto a las bebidas azucaras y la subidas de los impuestos del tabaco y del alcohol que el Ejecutivo podría aprobar también este viernes, ya que en los dos últimos casos "hay margen" respecto al nivel recaudatorio si se compara con el resto de países europeos.

En este sentido, ha apuntado que el gravamen para el tabaco y el alcohol es "particularmente bajo", si bien ha indicado que "no son especialmente recaudatorios", al igual que tampoco lo será el nuevo impuesto para las bebidas azucaradas.

Eso sí, ha augurado que se producirá un encarecimiento de estos productos, con lo que se restringirá el consumo, ya que hasta ahora ha sido "una constante". De esta forma, el potencial recaudatorio en estos productos se verá mermado con el objetivo fundamental de conseguir hábitos de vida más saludables.

"Si aumentan los impuestos (especiales), el saldo neto es favorable para el Tesoro, porque se ingresa algo más, pero no es una medida estructural para mantener el objetivo de déficit a raya", ha agregado.

Otras medidas de un mayor potencial recaudatorio sería un incremento del Impuesto de Hidrocarburos, una decisión que en principio el Gobierno habría descartado, si bien Mollinedo ha matizado que es "más impopular" y ve "correcto" que no se incremente porque el diferencial de recaudación con respecto a otros países no existe, al ser el precio de la gasolina y el gasóleo de los "más caros" de Europa.

HAY "MUCHO MARGEN" PARA RECAUDAR EN SOCIEDADES

En cualquier caso, ha recordado que España presenta un déficit recaudatorio de unos 70.000 millones anuales en comparación a la media europea, por lo que ha respaldado un aumento de la recaudación a través de actuaciones en el Impuesto de Sociedades.

En concreto, ha precisado que la recaudación en Sociedades en 2007 alcanzaba los 40.000 millones, mientras que este año cerrará entre los 25.000 y los 28.000 millones, incluyendo los 8.000 millones de recaudación adicionales por el pago mínimo del 23% del resultado contable aprobado pro el Ejecutivo.

Por ello, considera que "necesita un impulso importante" ante el diferencial recaudatorio y por que en el peso total de recaudación impositiva las familias pagan 70.000 millones por el IRPF y 60.000 millones por el IVA, frente a los 25.000 millones que se recaudan por el Impuesto de Sociedades. "Hay mucho margen para compensar esa balanza tan desequilibrada", ha apostillado.

Igualmente, ha criticado el "contrasentido" de que las grandes empresas paguen menos conforme aumenta su tamaño, ya que "el 6,9% de carga real del impuesto sobre el resultado contable en corporaciones empresariales contrasta con el 15% que soportan las pymes".

LUCHA CONTRA EL FRAUDE

A pesar del plan de lucha contra el fraude fiscal anunciado por Montoro, con el que se reforzará el control de las liquidaciones de IVA y limitará los aplazamientos de los pagos a la Agencia Tributaria, Mollinedo ha hecho hincapié en la importancia de aumentar la plantilla de la Agencia Tributaria para la lucha contra el fraude.

"Actuamos con la mitad de la plantilla que la media europea cuando debería ser el doble", ya que la economía sumergida en España duplica a la media europea, ha recalcado Mollinedo, quien ha insistido en que hay una relación "muy directa" entre la reducción del fraude y el efectivo existente para combatirlo.

El sindicato cifra en 25.000 el número de efectivos que deberían incorporarse en la Administración para luchar contra el fraude y la economía sumergida en un horizonte "de siete a diez años".

Además, Gestha pide que el Ministerio de Hacienda, por el lado de la racionalización del gasto, y la Agencia Tributaria, por el del control de os ingresos, establezcan una estructura "horizontal" y sus opiniones sean compartidas.

"Actualmente la estructura es muy vertical y el poder se concentra en pocas manos. Se han sucedido ingerencias políticas y con una nueva estructura más participada por un mayor número de personas habrá una Administración más transparente, neutral y eficiente", ha agregado.