Guindos y Botín, juntos en Bilderberg en vísperas de la 'operación Popular'


  • El ministro de Economía, Luis de Guindos, y la presidenta del Santander, Ana Botín, estuvieron juntos la pasada semana en la reunión anual del Club Bilderberg.

  • Botín no quería ampliar riesgos en España para su entidad y se decantaba por dejar pasar la 'operación Popular'. Finalmente ha adquirido la entidad por un euro.

Guindos y Botín se vieron en Bilderberg en vísperas de la 'operación Popular'

Guindos y Botín se vieron en Bilderberg en vísperas de la 'operación Popular'

Viernes 2 de junio. Hotel Westfields Marriott, en Chantilly, Virginia (Estados Unidos). Recinto cercado y con medidas de seguridad extremas. Ese día se reunió allí el Club Bilderberg. Acudieron cuatro españoles: Luis de Guindos, Ana Botín, Albert Rivera y Juan Luis Cebrián. Aunque en un principio pasara inadvertida, la coincidencia del ministro de Economía, Industria y Competitividad y la presidenta del Santander cobra interés días después. El Santander ha comprado finalmente por un euro el Banco Popular. 

Fuentes conocedoras de las interioridades de las reuniones del Bilderberg explican que es habitual que los españoles invitados se reúnan y compartan conversación o algún encuentro privado. Es una oportunidad extraordinaria para dialogar de manera calmada sobre determinados asuntos en un ambiente de confianza y sin filtraciones. Los españoles, además, están unidos porque es un representante nacional quien les invita al encuentro, figura que ha ocupado hasta ahora Cebrián.

Guindos y Botín, por tanto, estuvieron juntos en Bilderberg en vísperas de la 'operación Popular'. Y a nadie escapa que el titular de Economía no ha podido sacarse de la cabeza estos días la crisis del banco que preside Emilio Saracho. Había llegado a apuntar jornadas atrás la opción de Bankia, como solución alternativa a un proceso de resolución que nadie quiere en el Gobierno. 

En paralelo, lo cierto es que Ana Botín no quería saber nada del Popular hasta hace unos días. La presidenta del Santander deseaba huir de un rescate a una entidad despeñada en Bolsa y con serias dudas, según indican fuentes consultadas por Lainformacion.com. El argumento que manejaba Botín era que quería alejarse de ampliar riesgos en España. Su cabeza está en Londres, por lo que, en principio, se alejaba de la absorción y era partidaria por que fuera otra entidad quien salvara al Popular.

Paradójicamente, tras la cita de Bilderberg, el tablero de juego cambió. Las exigencias comunitarias han sido un factor. Este martes se conoció que el Santander estaba analizando una ampliación de capital y el miércoles saltó la noticia: compraba el Popular por un euro. La situación, en definitiva, dio un giro radical y la solución para la entidad sí llegó finalmente de la mano de Botín.

La relación Guindos-Botín

La relación entre Luis de Guindos y Ana Botín es cercana. No solo estuvieron juntos en Chantilly sino que en enero fueron dos de los españoles invitados al Foro Económico de Davos. Hay que recordar que tras el fallecimiento de Emilio Botín, el ministro de Economía dijo sobre la sucesora al frente del Santander: "En mi opinión personal, la persona elegida es la adecuada por sus características y por su experiencia, ya que ha llevado partes muy importantes del grupo del Banco Santander; me parece que ha sido una sucesión adecuada y muy natural".

Guindos, además, se marchó antes de una reunión del Ecofin para asistir en Santander al funeral del padre de Ana Botín. Más tarde, el ministro escribió un artículo en El País donde desveló unas palabras que tuvo hacia él Emilio Botín en plena tormenta por una posible intervención financiera: "Tú sabes lo que tienes que hacer, y yo te apoyaré sobre el rescate".