Visa reduce un 75% su beneficio en el segundo trimestre tras aplicar un cargo de 1.400 millones


NUEVA YORK|

La firma de servicios de pago Visa ha registrado un beneficio neto de 430 millones de dólares (402 millones de euros) al cierre del segundo trimestre de su ejercicio fiscal, lo que supone un retroceso del 75% con respecto al mismo periodo del año anterior, después de que la compañía haya aplicado un cargo de 1.500 millones de dólares (1.402 millones de euros) por la reorganización legal de Visa Europe, cuya adquisición se completó en junio de 2016.

Sin tener en cuenta el impacto de la reorganización de Visa Europe, el beneficio neto de Visa asciende hasta 2.100 millones de dólares (1.963 millones de euros), por encima del resultado de 1.707 millones de dólares (1.596 millones de euros) obtenido entre enero y marzo de 2016, informó la compañía.

Los ingresos operativos netos de la firma de servicios de pago alcanzaron los 4.477 millones de dólares (4.185 millones de euros) en el segundo trimestre, un 23,5% por encima de la facturación registrada en el mismo periodo del ejercicio precedente.

Asimismo, Visa procesó 26.300 transacciones en los tres primeros meses de 2017, un 42% más que el año anterior, aunque en términos comparables --incluyendo las operaciones de Visa Europe antes de su integración como parte de Visa-- el crecimiento fue del 12%.

"Frente a la incertidumbre geopolítica, Visa continúa rindiendo bien en el marco de nuestro plan operativo y nuestras prioridades estratégicas, logrando un crecimiento sostenido en casi todas las áreas de nuestro negocio", comentó al respecto el consejero delegado de Visa, Alfred Kelly.

En los seis primeros meses del ejercicio, el beneficio neto de Visa alcanzó los 2.500 millones de dólares (2.337 millones de euros), un 31,5% menos que un año antes, mientras que los ingresos netos operativos crecieron un 24,3%, hasta 8.938 millones de dólares (8.357 millones de euros).

Visa completó el pasado mes de junio la adquisición de Visa Europe --operación acordada en 2015-- por 16.500 millones de euros, que podrían ser 21.200 millones de euros si se cumplen una serie de objetivos en los próximos cuatro ejercicios.