La hucha de las pensiones se quedará vacía en 2017 debido al exceso de déficit


Pensionista en una imagen de archivo

Pensionista en una imagen de archivo

Desde hace tiempo se viene avisando de que el actual nivel de cotizaciones permitiría soportar durante mucho tiempo el Fondo de Reserva, popularmente conocido como la hucha de las pensiones. Pues, tras años en los que el Gobierno de Mariano Rajoy ha necesitado sacar cantidades para hacer frente a los pagos, en 2017 se quedará a cero.

A finales del año que viene la hucha estará vacía, ya que el Gobierno necesita la hucha para hacer frente a las pagas extraordinarias en Navidad y verano. Si se tiene en cuenta el Presupuesto remitido a Bruselas el pasado día 15 de octubre la Seguridad Social registrará un déficit del 1,7% del Producto Interior Bruto (PIB) este año y se prevé que sea del 1,4% en 2017. 

El Fondo de Reserva arrancó el año con 32.481 millones de euros, y al fin de 2016 se quedará en torno a los 13.500 millones. Este 1,7% de déficit en la Seguridad Social supondrá 19.000 millones menos. Actualmente cuenta con 24.167millones, tras dos extracciones en julio por valor de 9.700 millones de euros, a la espera de la paga de Navidad. Por lo que si ese 1,4% se cumple se necesitarán unos 16.000 millones. La hucha de las pensiones se quedaría en números rojos.

Captura de la pagina 21 de los Presupuestos Captura de la pagina 21 de los Presupuestos

Captura de la pagina 21 de los Presupuestos

Por su parte, el presidente del Consejo Económico Social (CES), Marcos Peña, ha reconocido hoy ante los medios en el Congreso que "posiblemente" el Fondo de Reserva se acabe en 2017. "Esto hay que cambiarlo y ese es el objetivo de los encuentros que tendrán la reuniones de la Comisión del Pacto de Toledo", ha apuntado Peña, que también ha admitido que "habrá que comunicarlo más: 'usted quédese tranquilo que su pensión se la garantizo yo'".

Las cifras son más alarmantes si se tiene en cuenta que en 2011 se disponía de más de 70.000 millones de euros, pero la crisis, el aumento de pensionistas, la bajada de ingresos por las cotizaciones y el excesivo déficit han acabado esquilmando las pensiones. El Gobierno anunció que subirá las pensiones un 0,25% el próximo año, el mínimo fijado por la ley, ya que desde 2013 no están ligadas al IPC.