Aprobada una propuesta en la que se insta a la Junta a "normalizar" la situación de los alumnos objetores a EpC

MÉRIDA, 16 (EUROPA PRESS)

La Asamblea aprobó hoy una propuesta de impulso ante el pleno, formulada por el Grupo Parlamentario Socialista, en la que se insta a la Junta a "normalizar" la situación de los alumnos cuyas familias habían presentado objeción a la asignatura Educación para la Ciudadanía (EpC) y que, tras la sentencia del Tribunal Supremo, continúan sin asistir a clase.

La propuesta de impulso fue aprobada con los votos a favor del Grupo Parlamentario Socialista y en contra del Grupo Parlamentario Popular, que presentó una enmienda que no fue aceptada.

El diputado socialista encargado de defender dicha propuesta, Ignacio Sánchez Amor, resaltó que en Extremadura son "siete u ocho" los alumnos que siguen sin ir a clase de una signatura que en el currículo educativo español y extremeño es obligatoria, y afirmó que con la sentencia del TS se debería cerrar el debate abierto desde la implantación de la misma.

De esta forma, se mostró satisfecho porque la sentencia "da la razón" a los argumentos expuestos por el Grupo Socialista en otros debates y reconoce que el sistema constitucional español tiene un "sustrato moral", además de que el Estado puede "promover activamente" la adhesión a dicho sustrato. También aboga, según Sánchez Amor, por la neutralidad en cuestiones que no gocen de un amplio consenso en la sociedad

Asimismo, Sánchez Amor apuntó que la sentencia hace referencia a que el derecho de una persona a tener una ideología o la libertad de los padres a la hora de educar a sus hijos "no es incompatible" con el deber del Estado de enseñar el pluralismo constitucional.

"Ahora tenemos que vigilar que los centros no adoctrinen" y en este caso puso como ejemplo el video exhibido en el Colegio de las Adoratrices de Logroño.

El socialista, en su intervención, llamó la atención sobre que los alumnos son los "menos culpables" en esta cuestión y resaltó que "una vez que está resuelto el problema jurídico" hay que resolver el "problema" de los alumnos.

"Los responsables de esta situación -- que algunos alumnos sigan sin ir a esa clase-- son otros; algunos padres, el PP, la parte más retrógrada de la jerarquía católica extremeña y nacional, y algún juez", sostuvo.

"La sentencia de Cáceres, la primera sentencia favorable a la objeción de conciencia, es un monumento a la idiocia jurídica, es imposible que un juez pueda firmar una sentencia que diga tal cantidad de barbaridades ideológicas", afirmó.

En este punto, criticó la petición del PP consistente en que se retire los decretos y se negocie un nuevo programa de la asignatura porque los decretos "han sido avalados" por el Tribunal Supremo.

"Con quién vamos a negociar", se preguntó. "Yo esperaba que, tras la sentencia, la posición del PP se hubiera movido, pero no se ha movido un milímetro", lamentó, y afirmó que el Grupo Parlamentario Socialista no puede aceptar esta enmienda que lleva la cuestión al "inicio" del debate.

Ahora, afirmó, "hay que liberar a los niños que fueron rehenes de una batalla ideológica".

Por su parte, el diputado 'popular' César Díez Solís afirmó que esta propuesta de impulso del Grupo Socialista supone la evidencia de que este asunto "no está cerrado" e indicó que la sentencia propina un "sonado varapalo" al PSOE porque impide un "intento de adoctrinamiento" por parte del Gobierno.

"El hecho de que la asignatura esté ajustada a derecho, no autoriza a las administraciones educativas, a los centros docentes o a los profesores a imponer o inculcar, ni siquiera de manera indirecta, puntos de vista sobre determinadas cuestiones que son objeto de controversia", dijo.

Además, consideró que, con esta sentencia, el Tribunal Supremo y el PSOE "intentan persuadir" a los padres para que no presenten objeciones y llamó la atención sobre la "discriminación" que existe entre la enseñanza pública y la privada o concertada, a la hora de cursar e impartir esta asignatura.

"Contra el adoctrinamiento, neutralidad; contra el uniformismo, pluralidad; y contra la imposición, libertad; pero si esto debería ser el Catón de un Estado Democrático y de Derecho", aseveró.

Finalmente, indicó que desconoce cuál será el futuro de esta asignatura pero auguró que el PP la "eliminará" cuando obtenga la confianza de los españoles.

En su turno de réplica, Sánchez Amor acusó al Partido Popular de pretender objetar ahora a la sentencia. "El problema es que ustedes objetaron la ley y ahora quieren objetar la sentencia", concluyó.