El Ayuntamiento de A Coruña implanta un proyecto de atención domiciliaria a mayores a través del televisor

A CORUÑA, 23 (EUROPA PRESS) El Ayuntamiento de A Coruña ha implantado de forma experimental en cinco centros cívicos y 20 domicilios de la ciudad un proyecto de atención domiciliaria a personas mayores, que utiliza el televisor para recibir la señal emitida desde el centro de control, instalado en este caso en el Centro de La Milagrosa. Los usuarios pueden realizar consultas médicas mediante videoconferencia o recibir clases de entrenamiento cognitivo a través de este dispositivo. El proyecto está impulsado por el grupo de investigación en gerontología de la Universidade da Coruña, cuyas pruebas comenzaron en el mes de enero y que ahora se está aplicando como un proyecto piloto con la participación de un total de 150 personas. En concreto, se ha implantado este servicio en los centros cívicos de Castrillón, Labañou, Monelos, Rosales y San Diego y en 20 domicilios de la ciudad. La concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de A Coruña, Silvia Longueira; la presidenta de la Unión de Pensionistas y Jubilados (UDP), María Luisa Ansorena; el director de la Obra Social de Caixa Galicia, Manuel Aguilar; y el rector de la Universidade da Coruña, José María Barja, suscribieron hoy el convenio que supone la materialización de este proyecto, en el que colabora también el operador de telecomunicaciones R. La inversión en este proyecto asciende a 167.399 euros. El profesor José Carlos Millán, responsable del grupo de investigación de gerontología de la Universidade da Coruña, explicó que este dispositivo funciona a través de un pequeño ordenador que permite que la señal que se emite desde el centro de control sea visible a través de la televisión. Con un simulador de ratón, diseñado con cuatro teclas, el usuario puede acceder a través de los distintos servicios que oferta este dispositivo de "telegerontología". Entre ellos, está la posibilidad de recibir atención médica desde su casa, un sistema que estará operativo a partir del próximo 30 de marzo mediante videoconferencia, realizar entrenamientos de memoria, disponer de material sociosanitario de interés para cuidadores y pacientes con patologías crónicas o tener un dispositivo de telealarma. "En este caso se trata de una pulsera con la que, una vez pulsada, en caso de una situación alarma saltará en el centro de control el historial clínico del paciente", explicó el profesor Millán, quien afirmó que la Universidade da Coruña ha hecho ya un plan de viabilidad para la futura comercialización de este producto, con un coste inicialmente de 100 euros mensuales. En lo que se refiere a las consultas médicas, indicó que habrá un programa semanal a través del que los usuarios podrán saber a las horas y días en las que podrán conectarse con el médico, el terapeuta ocupacional o el enfermero adscritos a este servicio.