Cientos de feligreses llenan la nueva iglesia de la parroquia de San Luis Obispo en su dedicación hoy

VALENCIA, 29 (EUROPA PRESS) Centenares de feligreses llenaron esta mañana la nueva iglesia de la parroquia de San Luis Obispo de la capital valenciana durante la misa de dedicación del nuevo templo que presidió el cardenal-arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, según informaron en un comunicado fuentes del Arzobispado. Al término de la ceremonia, el cardenal invitó a los feligreses a "ser piedras vivas de este templo" a partir de ahora y a "dar testimonio público de su fe". Asimismo, expresó su deseo de que la parroquia sea "fermento en el barrio" en el que se encuentra "de la unidad y el amor de los cristianos". Instó a todos a "sumar esfuerzos por el bien común". García-Gasco anunció también que entregará a la parroquia una réplica del Santo Cáliz que, según el párroco, Sebasitán Benítez, será instalada en un lugar muy destacado del templo, comentaron las mismas fuentes. La nueva iglesia y centro parroquial, cuyas obras comenzaron en mayo de 2007 y han concluido ya, se ubica en un solar de cerca de 600 metros cuadrados de superficie, en el número 5 de la calle Eduardo Soler y Pérez de Valencia. El templo sustituye, así, al actual, que se habilitó hace casi 30 años "de forma entonces provisional, en el número 1 de la misma calle, en un bajo de sólo 80 metros cuadrados", precisó el párroco, según las mismas fuentes. Las instalaciones, que disponen de una superficie construida total de 450 metros cuadrados, cuentan con una nave principal de forma cuadrada de 340 metros cuadrados más los 110 metros cuadrados del voladizo en el que se ha emplazado el coro, señalaron. En su nuevo emplazamiento, el edificio, diseñado por el arquitecto Vicente Lluch, albergará, además de la vivienda del párroco, un centro parroquial que ocupará la totalidad del semisótano. La construcción carece de barreras arquitectónicas ya que el complejo parroquial dispone de rampas de acceso así como de ascensor, según las mismas fuentes. Asimismo, el edificio parroquial cuenta con una vidriera de grandes dimensiones, luz cenital a través del tambor de la cúpula y un campanario de 22 metros de altura. La fachada se ha realizado con mortero mono-capa de tacto rugoso y de color blanco. Por otro lado, los locales parroquiales, que todavía están en construcción, ocuparán 385 metros cuadrados y dispondrán de diversas salas adecuadas a las diferentes actividades parroquiales. Los últimos trabajos del templo se centraron en el altar mayor y su alicatado, así como en la colocación del pavimento de la nave central y la terminación de la cubierta.