Aguirre destaca que el Sagrado Corazón es "un modelo para la educación madrileña" que forma alumnos libres e iguales

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, aseguró hoy que el colegio Sagrado Corazón de Chamartín, que hoy celebra su 150 aniversario, es un "centro modelo para la educación madrileña" ya que forma alumnos libres e iguales apelando a los valores como la libertad, el respeto y el trabajo bien hecho.

El colegio abrió sus puertas en 1859 para recibir a sus primeras siete alumnas en el que entonces era un pinar de Chamartín, un proceso que "estuvo plagado de una serie de dificultades", según el centro, que duraron siete años desde que un grupo de mujeres se dirigió por carta a Magdalena Sofía Barat, que había fundado en Francia la Sociedad del Sagrado Corazón en plena época napoleónica, para pedirle que creara en Madrid un colegio en el que sus hijas recibieran una educación cristiana y humana.

La dirigente regional destacó la "ejemplar trayectoria" del centro, motivo por el que el Gobierno autonómico decidió otorgarle la medalla del 2 de mayo.

Desde aquellos primeros días, el centro madrileño se ha mantenido fiel al espíritu de Santa Magdalena Sofía, que veía la enseñanza como un servicio de la Iglesia, y a los niños como el objetivo más importante. Así, el centro ha continuado su andadura hasta hoy, una historia que se vio interrumpida con el asalto y la quema del colegio el 11 de mayo de 1931 y terminó con su reconstrucción y reapertura una vez terminada la Guerra Civil española.

En 1986 el Sagrado Corazón se hizo mixto y un año después se acogió a un programa experimental de integración de alumnos con discapacidad intelectual, motórica o sensorial. Hoy estos niños superan el centenar y forman parte plenamente de la comunidad y participan en todas sus actividades. Su presencia en las aulas supone un importante estímulo para su integración, y contribuye también a formar y enriquecer la personalidad del resto del alumnado.

De carácter privado pero concertado en todas las etapas excepto Bachillerato, el Colegio Sagrado Corazón acoge cada día a más de 1.500 alumnos en 55 aulas. La directora titular es la hermana María Jesús Bescansa, que representa a la Congregación del Sagrado Corazón, a la que pertenece el colegio, y el director general es Juan Carlos Cabrero. Junto a ellos, 110 profesores y 27 auxiliares han heredado el proyecto educador de Santa Magdalena Sofía.

"Miles de familias confían sus hijos a uno de los colegios más demandados de Madrid, que es el Sagrado Corazón, y que coordina un atención especial a sus alumnos con necesidades especiales con la alta calidad educativa", destacó la jefa del Ejecutivo autonómico, que estuvo acompañada por la consejera de Educación, Lucía Figar, y el Defensor del Menor, Arturo Canalda.

En el acto de celebración del 150 aniversario también estuvo presente el nuncio apostólico de Su Santidad, monseñor Manuel Monteiro de Castro, quien indicó que, según Benedicto XVI, "educar nunca ha sido fácil" y hoy día "se terminan los esfuerzos para formar a personas" para darle sentido a sus vidas.

También insistió en que es necesario buscar el equilibrio adecuado entre la libertad y la disciplina y apuntó que la educación no puede prescindir del prestigio de los educadores, "que son el testigo de la verdad y del bien".

Por su parte, la hermana María Jesús Bescansa subrayó que la misión del centro es "dar importancia a las personas" y potenciar su espíritu educador basado en la oración y recordó las palabras de la fundador, Sofía Barat: "Hay que formar a jóvenes en espíritu de adoración y de reparación".