Casi la mitad de los padres creen que el nivel de exigencia a los estudiantes es demasiado baja

  • Madrid, 23 abr (EFE).- El 45,9 por ciento de los padres cree que el nivel de conocimientos que se exige hoy a los estudiantes es "demasiado bajo", si bien el 44,6 por ciento piensa que es "adecuado" y sólo el 5,5 por ciento lo considera "demasiado alto", según el informe de FUNCAS "Educación y Familia", presentado hoy.

Madrid, 23 abr (EFE).- El 45,9 por ciento de los padres cree que el nivel de conocimientos que se exige hoy a los estudiantes es "demasiado bajo", si bien el 44,6 por ciento piensa que es "adecuado" y sólo el 5,5 por ciento lo considera "demasiado alto", según el informe de FUNCAS "Educación y Familia", presentado hoy.

Sin embargo, los padres encuestados en este estudio califican el nivel de la enseñanza en España con un 3 sobre 5 puntos, el 82 por ciento se encuentra satisfecho o muy satisfecho con el centro escolar y otorgan un 4,1 a los resultados escolares de los hijos.

Las familias están contentas con el colegio, pero dudan de la calidad de la enseñanza en España, según las conclusiones expuestas por Víctor Pérez-Díaz, uno de los autores del informe, basado en 820 entrevistas telefónicas a mujeres y hombres con hijos en Primaria y ESO de centros públicos (66 por ciento), privados concertados (29 por ciento) y privados (4 por ciento) de toda España entre mayo y junio de 2008.

Los padres atribuyen el fracaso escolar principalmente al poco esfuerzo de los alumnos (35,7 por ciento de las respuestas) y a la escasa colaboración de las propias familias (25,6 por ciento).

De hecho, el 95,6 por ciento opina que los principales responsables de educar son los padres; y el 72,9 por ciento añade que la familia es el factor que más influye en la educación; el 15,8 por ciento señala a los amigos o compañeros y sólo el 6,9 por ciento cita la escuela.

Los padres están bastante satisfechos con su propia implicación en la educación de los hijos (más las mujeres que los hombres), ya que se puntúan con un 4,1 sobre 5.

Según asegura el 56,5 por ciento, ayudan a los hijos de ESO con los deberes siempre, casi siempre o bastantes veces y el 86 por ciento afirma que habla frecuentemente con ellos sobre la marcha de los estudios.

En relación con los centros, valoran la educación en hábitos de esfuerzo (3,9 puntos sobre 5), urbanidad (4,1) y sentido de responsabilidad (4,1).

Sobre el tipo de centro, mayoritariamente elegirían uno en que los estudiantes convivan, sin que haya demasiada competencia entre ellos (63,3), frente a uno que procure que cada alumno intente destacar para que todos se habitúen a esforzarse.

Matemáticas, Inglés, Historia de España, Química y Filosofía son, por este orden, las asignaturas a las que familias dan más importancia.

El 12 por ciento señala que su hijo ha sido acosado a lo largo del curso.

Entre los que pueden elegir centro, justifican la elección por la cercanía al domicilio familiar (57 por ciento) y la calidad (37 por ciento).

El 65 por ciento de los hijos de españoles están escolarizados en centros públicos, proporción que sube al 82,8 por ciento en el caso de los inmigrantes.

El 18,8 por ciento de todos los encuestados reclama que haya algunos o bastante menos inmigrantes en el centro escolar de sus hijo.

Un tercio de las familias con niños en centros públicos los cambiaría a privados concertados o privados si pudiera.

Inversamente, la mitad de los padres con hijos en el sector privado los llevarían a centros públicos.

Casi la mitad piensa que el sistema educativo debe ser "equilibrado" entre público y privado y el 69 por ciento de todos los encuestados se inclina por el cheque escolar.

En el capítulo de implicación de los padres, cerca de la mitad (48,6 por ciento) reconoce que no participó en la ultima elección de representantes de padres para el consejo escolar de centro.

El 94,8 por ciento asegura que ha asistido al menos una vez a alguna reunión con el director, tutor o profesores en lo que va de curso.

El 83,8 las considera útiles o muy útiles estas reuniones, así como el 48,2 por ciento en el caso de la asociación de padres.

La mayor parte (58,9 por ciento) apuesta por un sistema educativo que ocupe la mayor parte del tiempo de los niños; idiomas y deportes son las actividades extraescolares más habituales.

De los que estudiante ESO, la mayoría (22,9 de respuestas) dedican más de diez horas a estudiar semanalmente fuera del horario escolar.

El 76,8 por ciento de los hogares dispone de internet y una media de 180 libros no escolares; los niños usan diariamente el ordenador 0,39 horas para deberes y 0,58 para entretenimiento, y ven la televisión 1,3 horas.

El 35,6 por ciento de los padres dice que sus hijos usan diariamente o varias veces a la semana el sistema de comunicación oral y escrita en internet "Messenger".