Denuncian que la Comunidad amenazó con represalias a 3 docentes que fueron a la prueba de 6º con camisas a favor de la pública

Educación dice que sólo se les alertó de que podían incurrir en alguna falta respecto al Estatuto Básico del Empleado Público

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

STEM-STES denunció hoy que la Inspección educativa de la Comunidad de Madrid amenazó con represalias a tres profesoras que acudieron a un centro para organizar las pruebas de Conocimientos y Destrezas Indispensables (CDI) de 6º de Primaria vestidas con unas camisetas en las que figuraba un lema a favor de la escuela pública.

Sin embargo, la Consejería de Educación aseguró hoy que sólo se avisó a las profesoras de que, al no tratarse de ninguna manifestación, y estar trabajando como aplicadoras de las pruebas (reparto de exámenes, vigilancia,...) con esa vestimenta se podría estar incurriendo en una falta respecto a distintas cuestiones que recoge el Estatuto Básico del Empleado Público.

Lo acontecido tuvo lugar en el colegio concertado Gredos San Diego, de El Escorial, el pasado 6 de mayo cuando cuatro profesoras fueron enviadas por la Consejería de Educación como aplicadoras para realizar la prueba que realiza anualmente el Gobierno regional para conocer el nivel de los alumnos de 6º de Primaria.

Tres de ellas se presentaron con una camiseta que tenía impresa la frase 'Por la escuela pública para todos y de todos', una frase que no gustó a la dirección del centro "que presionó e intimidó a las evaluadoras de la prueba por no estar de acuerdo con la vestimenta que portaban". De hecho, según el sindicato, el director les llegó a decir que con esas camisetas no entrarían en su centro porque "era una falta de respeto y una provocación".

Conocido el hecho, relata STEM, la Inspección ordenó que se quitaran las camisetas e incluso, se llegó a personar en el centro, donde las profesoras se vieron obligadas a quitarse la prenda de vestir porque se las amenazó con represalias.

"Entendemos que llevar una camiseta reivindicando la escuela pública no es un delito, no es recriminable ni susceptible de penalización", criticó el sindicato, quien recordó que los centros privados y concertados están llenos de materiales que exponen las opiniones ideológicas de sus empresarios y de alumnos particulares.

A su juicio, lo escrito en la camiseta es un deseo "muy respetable, ya que la Escuela Pública atiende a miles de escolares de la Comunidad de Madrid". "No había ningún mensaje soez ni ofensivo contra ninguna persona o institución", matizan, al tiempo que destacan que el colegio concertado no debe ser intolerante con esta causa porque recibe dinero público para prestar un servicio público básico para la ciudadanía.

En la misma dirección, consideran que tampoco la Inspección educativa debe ser intolerante "y ponerse siempre del lado del empresario, olvidando los derechos del profesorado, de los que se supone que deben ser garantes". "Menos comprensible aún es que amenacen a quienes deberían defender", concluyen.

POSIBLE INFRACCIÓN

Por su parte, fuentes de la Consejería de Educación explicaron a Europa Press que sólo se alerto a estas profesoras de que, al portar una camiseta con este lema y estar trabajando en comisión de servicios como aplicadoras de las pruebas, podían estar infringiendo alguno de los puntos del Estatuto Básico del Empleado Público.

Así, la actuación también puede ir contra la neutralidad ideológica y el respeto a los derechos fundamentales de los ciudadanos exigible a todo funcionario en relación con el artículo 27 de la Constitución que reconoce la libertad de enseñanza y garantiza el derecho de los padres a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

Además, en la Ley 7/2007 del Estatuto Básico del Empleado Público, algunos artículos recogen los códigos de conducta y, por ejemplo, el 52 establece que los empleados públicos "deberán desempeñar con diligencia las tareas que tengan asignadas y velar por los intereses generales con sujeción y observancia de la Constitución y del resto del ordenamiento jurídico".

En este sentido, deberán actuar con arreglo a principios como objetividad, integridad, neutralidad, responsabilidad, imparcialidad, confidencialidad, dedicación al servicio público, transparencia, ejemplaridad, austeridad, accesibilidad, eficacia, honradez, promoción del entorno cultural y medioambiental, y respeto a la igualdad entre mujeres y hombres.

También el artículo 54 reza que se tendrán que obedecer "las instrucciones y órdenes profesionales de los superiores, salvo que constituyan una infracción manifiesta del ordenamiento jurídico, en cuyo caso las pondrán inmediatamente en conocimiento de los órganos de inspección procedentes".