Educación pone a disposición de los centros 74 auxiliares de conversación y 7 becarios para las materias en inglés

Concha Gómez afirma que los profesores que pidan la moratoria para EpC en inglés la tendrán

VALENCIA, 26 (EUROPA PRESS)

La Conselleria de Educación ha solicitado este año 74 auxiliares de conversación y siete becarios de la Fundación Fulbright para ponerlos a disposición de los centros educativos que lo requieran, con el fin de ofrecer "recursos didácticos" a los profesores que tienen atribuida la docencia para "vehicular diferentes asignaturas en inglés", como "se ha hecho hasta ahora" con diversas materias.

Así lo anunció la secretaria autonómica de Educación, Concha Gómez, en la Comisión de Educación y Cultura celebrada hoy en las Corts, en la que explicó que el sistema de auxiliar de conversación se ha aplicado en otras materias y "no ha habido problemas, incluso en asignaturas como química, hasta que explota el problema de Educación para la Ciduadanía (EpC)".

En este sentido, y al ser preguntada por la diputada de la Agrupación de No Adscritos Gloria Marcos sobre si el próximo curso --puesto que la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) "está al caer", dijo-- se garantizará la impartición de EpC sin "disfunciones por parte de la Generalitat", Gómez aseguró que respetarán la legislación vigente y que "los profesores que pidan la moratoria --respecto a la impartición en inglés--, siguiendo la normativa y a través del procedimiento administrativo, la tendrán".

Respecto a la opción B, que permitía superar EpC con un trabajo sin la necesidad de ir a clase para --dijo Gómez-- "solucionar el problema de los padres que consideran la materia como una injerencia en su derecho a educar a sus hijos en valores" y que está suspendida cautelarmente por los tribunales, la secretaria autonómica afirmó que, ante la situación judicial, no tienen "nada que decir". No obstante, insistió en que la sentencia judicial se refiere a la organización e impartición de la materia, por lo que "las consecuencias para la administración son nulas".

En cuanto a la situación de la asignatura en otros países europeos, comentó que "en ningún lugar de Europa los contenidos se parecen a los que queremos dar nosotros". Por ello, aseguró que si fuera ministra de Educación se pondría a negociar el contenido, para lo que --añadió-- "se necesita una gran dosis de humildad".

Todos los grupos de la oposición denunciaron el "boicot" que supone impartir EpC en inglés y el diputado socialista Adolf Sanmartín añadió que si esa decisión pretendiese fomentar el aprendizaje del idioma "habrían utilizado otros recursos disponibles". Además, pidió que reconozcan que "se han equivocado" porque "el continuo cambio de instrucción es el reconocimiento de que lo han hecho muy mal" y, tras las decisiones judiciales, "queda muy poco del articulado" de la orden autonómica, la cual calificó de "chapuza descomunal".

Por su parte, el diputado de Compromís Josep María Pañella pidió un debate "abierto y real" sobre los contenidos de la asignatura y que desde el Consell digan con cuales no están de acuerdo. Gloria Marcos criticó que en lugar de recurrir el curriculum de la materia cuando se aprobó la Ley, la Generalitat optó por la "teoría de la insumisión". Por ello, consideró que negociar con sindicatos de profesores y padres una nueva orden para el próximo curso es "lo único razonable".

PLATAFORMA PER L'ENSENYAMENT

Por otro lado, la Comisión también trató sobre las negociaciones entre la Conselleria y la Plataforma per l'Ensenyament Públic, sobre lo que la secretaria autonómica manifestó que la entidad no es un "interlocutor legitimado" ya que cuentan con las distintas mesas sectoriales en las que los padres y profesores de la Plataforma están representados.

Pese a ello, comentó que ha recibido a la Plataforma e informado de todos los puntos del documento de negociación sobre la educación que lleva a cabo la Conselleria y que se refiere, entre otros temas, a la escolarización --sobre lo que comentó que no se cambiarán los criterios de admisión, aunque se creará una comisión de seguimiento que actuará todo el año-- el mapa escolar, el plurilingüismo o las plantillas.

Al respecto, Gloria Marcos criticó que el segundo documento sobre la educación pública presentado por la Conselleria no contiene cambios sustanciales y aseguró que "se burla" de los interlocutores porque "no tienen voluntad de negociar, sino sólo de informar". Josep María Pañella criticó la moratoria de 10 años para la capacitación lingüística del profesorados y que no haya "ni un sólo programa de inmersión lingüística" para iniciar el plan de plurilingüismo.

Por su parte, Adolf Sanmartín solicitó que se tenga en cuenta la experiencia del valenciano y reprochó, por otro lado, que no existe "voluntad política" de erradicar los barracones y que la Conselleria pretende "degradar y desprestigiar la educación pública mediante una posición tremendamente inmovilista".