La escuela digital debe apostar por nuevo proceso pedagógico

MADRID (Reuters) - Aunque la presencia de las tecnologías digitales en las aulas españolas está creciendo, aún queda mucho por hacer a la hora de adaptar sus posibilidades a un nuevo proceso pedagógico que permitiría un mayor acercamiento entre profesores, alumnos y padres, reveló un estudio difundido el lunes.

En la actualidad, uno de cada cuatro centros educativos emplea nuevas tecnologías e Internet con frecuencia, mientras que el 46,80% de los centros incorporaran las Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC) en la mayoría de las asignaturas, de acuerdo al informe "La integración de Internet en la educación escolar española".

Sin embargo, el uso de Internet se destina fundamentalmente a la búsqueda de información por parte de los alumnos y los profesores, y todavía no tiene un papel importante en actividades de interacción, colaboración más allá de las aulas, trabajo en equipo o en creación y publicación de contenidos.

"Internet no puede ser un instrumento para aislar a un estudiante del profesor, es otro medio de acercamiento, de transformación, se aprende en relación con otros, junto a otros", declaró el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, durante la presentación del estudio en Madrid.

Un 28,5% de los profesores no usan nunca las TIC en las aulas, mientras que un 30% hace un uso ocasional (menos de una vez al mes) y el 15,1% las utilizan una o dos veces al mes. El 26,4% de los docentes afirmó que las usa semanalmente.

Según los datos del estudio de la Fundación Telefónica, sólo uno de cada tres docentes dice sentirse capacitado para promover y supervisar grupos de trabajo a través de estas tecnologías de la Información y la Comunicación.

"Los profesores tienden a usar Internet para mantener los patrones de docencia tradicionales y no para innovar el proceso pedagógico. Escuelas, institutos y universidades hemos perdido el monopolio del conocimiento y nos cuesta mucho aceptarlo", dijo por su parte Imma Tubella, rectora de la Universidad Oberta de Cataluña (UOC).

No obstante, tanto profesores como alumnos presentan un buen dominio de los avances digitales y usan las TIC con más frecuencia en sus actividades privadas que la media de la población española, dijo el estudio, pese a que el uso principal de los alumnos es el lúdico.

"Llevar a nuestras aulas estos instrumentos tecnológicos significa integrar nuevas formas y posibilidades (...) nada será posible sin el apoyo de centros, alumnos, profesores y padres", agregó el ministro, que recordó el ambicioso proyecto "Escuela 2.0" del Gobierno que pretende poner a disposición de cada alumno su propio ordenador portátil, conexión inalámbrica a Internet y aulas con pizarras digitales.

En la actualidad, los centros educativos muestran una ratio de 7,58 alumnos por ordenador en primaria y 7,45 en Educación Secundaria Obligatoria (ESO), sostuvo el informe, realizado a través de 18.000 encuestas a alumnos, profesores y directores de más de 800 centros entre marzo y septiembre de 2007.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció en el último debate sobre el Estado de la Nación que el plan "Escuela 2.0" comenzará a aplicarse en septiembre y que para el curso 2009/2010, los más de 420.000 alumnos de quinto de primaria de los colegios públicos y concertados recibirán un ordenador personal, extendiéndose progresivamente hasta llegar al último curso de la formación secundaria.

"Cumpliremos en los tiempos señalados el proceso, si no, Internet quedará reducido a un mero medio de transporte", agregó Gabilondo, pese a que el estudio reflejó que el 60,5% de los centros educativos aún no disponen de un plan específico para la introducción de las TIC.

El informe destacó que el mejor aprovechamiento de las tecnologías digitales se dará cuando los prácticas docentes otorguen un papel más activo a los estudiantes, y cuando estos puedan compartir y contrastar sus propios conocimientos en equipos más allá de su clase o su escuela.

Pese a todo, ni profesores ni alumnos ven relación entre el uso de las TIC y la mejora de resultados académicos.

"Las TIC han de ser no un ámbito de aislamiento, sino de trabajo en común (...) Es una tarea pendiente, pero estamos en condición de abordarla conjuntamente", concluyó el ministro de Cultura.