Los padres del CEIP Tirso de Molina se manifestarán el martes para denunciar la "masificación" del centro

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

Padres del colegio público Tirso de Molina, en el distrito de Arganzuela, denunciaron hoy la "masificación" que hay en las aulas por la escasez de centros de Infantil y Primaria en la zona --residencial de nueva construcción-- y anunciaron que se manifestarán este martes para exigir soluciones que pasan por la ampliación.

Este colegio, recuerdan, es de línea tres. Es decir, fue diseñado y construido para albergar tres aulas por curso, a partir de los 3 años (1º de Educación Infantil) hasta los 11 años (6º de Primaria). Sin embargo, ya en los cursos 2006-2007 y 2007-2008 "se admitieron cuatro grupos de 3 años, generando un desfase de dos aulas por encima de la capacidad" y su consiguiente saturación en las clases.

La Consejería de Educación de la Comunidad, por su parte, para solucionar este problema ha decidido ampliar el colegio público para el próximo curso con cuatro aulas de Educación Infantil en la planta baja --pasará a línea cuatro--, lo que supondrá 100 plazas nuevas, informaron a Europa Press fuentes del Departamento.

Además, indicaron que están pendientes de que el Ayuntamiento de Madrid les ceda suelo en esta zona para construir otro colegio de las mismas características cuyas obras comenzarían en año que viene y estarían listos para el curso 2010-2011. La cesión de este suelo se hará próximamente.

NO HAY ESPACIO

Según un informe arquitectónico del centro, el colegio tiene ya un déficit de partida del espacio cifrado en 2.000 metros cuadrados porque la actual parcela, de 9.978 metros cuadrados, está por debajo de la mínima exigida en la Orden de 14 de noviembre de 1991.

Ahora, que el Tirso de Molina ha pasado a ser de Línea 4 obligaría a ampliar la parcela más de 6.000 metros, situación que se manifiesta imposible porque el colegio linda con las instalaciones de la estación de Metro Arganzuela Planetario y no puede expandir su área.

La solución, según el estudio arquitectónico, pasa por edificar nuevos pabellones en los lugares comunes del centro educativo, restando unos 3.000 metros cuadrados a las zonas de juego destinadas a Infantil y Primaria.

El informe, elaborado por la arquitecta urbanística Isabel González, en esta transformación se verían afectadas, por su consiguiente reducción, las aulas, las parcelas destinadas al comedor, la cocina, los porches, los aseos, la biblioteca, zonas ajardinadas, sala de profesores, huerta o estacionamiento.

"Como dichas ampliaciones parecen difíciles de realizar en altura puesto que existe una limitación de tres plantas y en la actualidad el pabellón de Primaria ya tiene las tres plantas, el resultado es que habría que invadir el espacio libre que ya vemos que es deficitario, con lo que ese déficit se incrementaría hastaun límite no admisible pues representaría la eliminación de pistas deportivas, patio, porches", reza el informe.

La conclusión final de este trabajo es que no se puede solucionar un problema "inminente", la demanda de plazas escolares de 1º de Infantil, "trasladando e incrementando exponencialmente el problema en años sucesivos puesto que, por mucho que se justifique, el tamaño de la parcela y los requerimientos de los centros no se pueden estirar sin detraer la calidad de la infraestructura escolar".

DENUNCIAS DE LOS PADRES

Los padres sostienen que el desfase del colegio se incrementó aún más para el curso 2008-2009, en el que se crearon cinco grupos de 3 años, por lo que el acumulado en estos tres cursos es de cuatro grupos más sobre la capacidad del colegio", una situación que ha generado "problemas de masificación en lugares comunes".

Por ejemplo, los padres señalan que las instalaciones de comedor se ven afectadas por esta situación o que niños de infantil (de 3 a 6 años) reciben sus clases lectivas en la planta 1ª del colegio, "cuando la norma establece que los alumnos de dichas edades" tienen que recibir sus clases en aulas de la planta baja para prevenir riesgos.

Además, añaden que todos sus grupos de edad se encuentran en el límite, "cuando no por encima de él", de lo establecido en la normativa, siendo la ratio de 26 niños por aula.

"Esta situación viene producida por la presión demográfica del barrio de Legazpi, en el que la falta de dotaciones educativas es manifiesta", indican, al tiempo que subrayan que para el curso 2009-2010 han solicitado plaza 224 niños, pero al ser de línea tres sólo hay capacidad teórica para 75.

A su juicio, la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid es "insensible" a este grave problema, y para "aliviar" la situación, de forma coyuntural, lo que va a imponer para el próximo curso, según los padres, es escolarizar a 3 aulas de tres años de un colegio que aún no está construido en la calle Telmo.

"La situación empieza a ser dramática porque este año el colegio Tirso de Molina asumirá tres clases más de 1º de Infantil para albergar a 78 niños que esperan la construcción de un nuevo colegio, que tiene previsto estar operativo en septiembre de 2010", sostienen.

Los padres no están contentos con la solución que les ofrece la Comunidad, ya que consideran que es "transitoria" y acarrea el colapso del centro educativo, porque las zonas comunes "se ven reducidas o anuladas", según la AMPA. Así, denuncian que se tendrán que hacer 3 ó 4 turnos en el horario de comedor, el gimnasio queda muy reducido y aulas como la de psicomotricidad desaparecen para ofrecer espacio a los niños de 3 años que están a la espera del nuevo centro, que se ubicará en la zona de Méndez Álvaro.