Más de un centenar de alumnos del Liceo Francés de Madrid se arrojan huevos y harina para celebrar el fin de curso

Intentan "vengarse" del liceo por todos los años en los que "les obligaron" a estudiar

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

Más de cien alumnos de último curso del Liceo Francés de Madrid celebraron hoy el fin de sus estudios en el centro vestidos de espartanos y arrojándose todo tipo de alimentos, tradición que lleva el nombre de 'Monôme', y que con la llegada del verano cumplen rigurosamente todos los alumnos desde hace "más de 30 años".

En declaraciones a Europa Press, varias alumnas que participaban en la fiesta explicaron que la tradición "se va pasando de generación en generación", con el objetivo de vengarse "un poco" del liceo por todos los años en los que les han "obligado" a estudiar.

"En vez de ir vestidos pijitos de graduación, hacemos esto. Llevamos toda la vida en el colegio", indicó una de ellas, quien también explicó que en cada edición el disfraz es diferente. "Otros años han ido vestidos de hawaianos, de obreros y de prisioneros", apuntó.

RESTOS DE ESPUMA, MIEL Y HUEVOS

Mario, también alumno de último curso, descansaba del ajetreo sentado en un banco todavía con los restos de la espuma, la miel y los huevos con los que se manchaban los jóvenes. "Llevamos aquí desde las siete y media, y hasta que se aguante", explicó.

Según explicó Mario, la fiesta sólo acababa de comenzar, ya que después los alumnos tenían programada una comida, un concierto y una fiesta de despedida. En principio, la fiesta está dirigida solamente a los alumnos de último curso, aunque según indicó este estudiante, "siempre hay otra gente que se apunta".

Para garantizar la seguridad de los alumnos y de los transeúntes, una patrulla de la Policía Nacional y otra de la Policía Municipal vigilaba las instalaciones desde el exterior. Además, varias máquinas municipales de limpieza esperaban a que los alumnos se retirasen para limpiar los restos de esta peculiar fiesta de fin de curso.