Padres del Ciudad de Roma y del Montserrat denuncian la construcción de un parking que acarreará consecuencias para alumnos

El Ayuntamiento asegura que no hay ningún riesgo para los niños y que la fase del pilotaje, la de más ruido, se hará en verano

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

Las Asociaciones de Padres y Madres de los colegios Ciudad de Roma y Montserrat, en el distrito de Retiro, denunciaron hoy que el Ayuntamiento de Madrid quiere llevar a cabo la construcción de un parking frente a los dos centros educativos, no demandado por los vecinos de la zona y que, a su juicio, tendrá consecuencias muy negativas para el normal desarrollo de la actividad escolar durante más de un año.

Por ello, anunciaron a Europa Press movilizaciones a partir del próximo jueves, cuando se manifestarán a las 17.30 horas frente al CP Ciudad de Roma, teniendo en cuenta que, según los padres, el Consistorio de la capital ha dejado de lado la entrega de unas 2.000 firmas que padres y vecinos de la zona presentaron para que este proyecto se paralizara.

Entre sus quejas, los padres consideran que las obras afectarán negativamente al rendimiento de los escolares porque se superarán "ampliamente" los niveles de contaminación acústica aconsejados por los expertos y regulados por ley en zonas de uso docente.

Sin embargo, el Ayuntamiento de Madrid asegura que las obras "no suponen ningún riesgo para los alumnos de los dos colegios" y que el grueso de las obras, los trabajos de pilotaje, se van a realizar en época no lectiva, es decir, en verano, informaron a Europa Press fuentes municipales.

Se trata del momento "más agresivo" de unas obras, recuerdan las mismas fuentes que, además, explicaron que en este caso el aparcamiento se va a hacer en la calle mientras que en otras ocasiones, como con el colegio de Nuestra Señora del Pilar o de Nuestra Señora de Loreto, los parking se construyeron bajo el patio de los centros y no hubo ningún problema.

MIL NIÑOS AFECTADOS

En los dos centros afectados por las obras estudian más de 1.000 niños de entre 3 y 12 años, que, según los afectados, se verán obligados a soportar durante un mínimo de 15 meses "un ruido constante estimado en torno a 65 decibelios, con momentos de mayor intensidad, además del polvo y trasiego de maquinaria".

Esta situación, consideran los padres, traerá consecuencias negativas a los menores y al desarrollo de las clases porque irá ligada a la falta de concentración, de retentiva, estrés, problemas para los profesores, y en general, en los procesos de aprendizaje.

Además, afirman que todos los informes científicos que han consultado coinciden en resaltar los efectos altamente negativos del ruido sobre los procesos de aprendizaje (atención, memoria a corto plazo, problemas de comprensión de la lectura), sobre todo en la niñez.

"Nos parece inadmisible que la Administración pretenda someter a más de mil niños y a sus profesores a esos problemas durante más de un curso escolar, sin ni siquiera haber informado de ello a los centros afectados", denuncian en un comunicado.

Así, también señalan que las razones que se alegan para la construcción del parking --falta de plazas en superficie-- son "muy poco convincentes, puesto que salvo en momentos muy puntuales siempre hay plazas libres en las zonas de aparcamiento vecinal regulado". "El estudio de viabilidad que se nos ha facilitado no demuestra en absoluto la necesidad de esa obra", apostillan.

SIN INFORMACIÓN

En la misma dirección, apuntan que la planificación de la obra no ha tenido en cuenta aspectos que consideramos fundamentales como el hecho de que no ha habido ninguna comunicación oficial del proyecto a la comunidad educativa, "por lo que ha sido imposible plantear ninguna alegación en el periodo establecido para ello".

Los afectados explican, además, que los trabajos comenzarán en junio, sin que se haya tenido en cuenta que el C.P. Ciudad de Roma es uno de los dos únicos "centros abiertos" del distrito de Retiro que organizan, con el patrocinio del Ayuntamiento, campamentos de verano para escolares.

"La última incongruencia es que, después de que al Ayuntamiento nos ha dado los permisos para los campamentos de este verano y de haber empezado a cobrar las matrículas a los padres, ahora se nos dice que el Ciudad de Roma no podrá ser centro abierto y nos imponen un cambio de ubicación de esos campamentos, sin ofrecer alternativa para los niños ya matriculados", indican.

Del mismo modo, destacan que las obras obligarán a modificar las entradas al colegio Ciudad de Roma "sin que se haya hecho ningún estudio de seguridad sobre su nueva ubicación, ni tampoco sobre un posible plan de evacuación". De hecho, indican que el acceso alternativo que se propone tendría "un impacto negativo importante" sobre el parque de Roma, colindante con los colegios, y además no asegura la viabilidad de entrada de servicios de emergencia, en caso necesario.

También indican que no hay un estudio sobre cómo pueden afectar las obras a la seguridad del edificio del Ciudad de Roma, cuyas aulas de educación infantil de 3 años están situadas a escasos 10 metros del socavón que se abrirá para la construcción.

El pasado martes 12 de mayo, y a petición de los padres, mantuvieron una reunión con la delegada de Obras del Ayuntamiento de Madrid, Paz González, en la que le solicitaron una reubicación de la obra a una zona alejada de los centros escolares.

"Nuestro planteamiento no fue tomado en consideración", señalan, al tiempo que indican que la delegada sólo se mostró dispuesta a modificar algunos puntos del proyecto, que, a su juicio, son insuficientes para garantizar el normal funcionamiento de la actividad educativa durante las obras.