Padres del Colegio Ciudad de Valencia se manifiestan para paralizar las obras del centro iniciadas en medio del curso escolar

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

Profesores, padres y alumnos del CEIP Ciudad de Valencia se manifestaron hoy para solicitar la paralización de las obras que se están efectuando en el centro, y que han empezado en medio del curso escolar, porque consideran que están poniendo en peligro a una parte importante de los alumnos.

Según relata la Asociación de Padres y Madres (AMPA) del centro, estas obras comenzaron en el mes de marzo, llenando de zanjas, maquinaria, ruidos, y otras molestias un colegio que tiene escolarizados a más de mil alumnos.

Los padres explicaron que la Dirección de Área Territorial de Madrid-Capital acordó con el Consejo Escolar del centro que antes del inicio de las obras se procedería al traslado de los alumnos de los cursos 4º, 5º y 6º de Primaria al edificio del colegio Juan de Herrera, siempre que estas instalaciones fueran utilizadas exclusivamente por nuestros alumnos.

Hasta ahora, este centro sigue ocupado por los alumnos del CEIP Loyola del Palacio, que no han podido trasladarse a su colegio porque aún no han finalizado sus obras, y, sin embargo, "de modo unilateral, la semana pasada, el director Territorial de Madrid, Bonifacio Alcañiz, comunicó a la dirección del centro el traslado inminente al edificio del CP Juan de Herrera.

Este traslado, a su juicio, se tendría que hacer en unas condiciones "totalmente inadmisibles" porque sigue ocupado por los alumnos del CEIP Loyola del Palacio y, en consecuencia, no se dispone de los suficientes espacios ni de la independencia necesaria para el desarrollo de las actividades educativas.

"Ni hay aulas suficientes, ni los espacios comunes como los patios, el comedor, o el gimnasio, permiten que ambos centros puedan convivir sin conflictos a lo largo de la jornada escolar", indicaron los padres, que recordaron que en su día se acordó el traslado con garantías, planificado y concretado "punto por punto".

Por su parte, recordaron, han respondido "honradamente" esforzándose para acercar posturas y aceptar un traslado que gustaba a unos más y a otros menos. De hecho, señalaron que también han permitido que "por el interés de todos" se avanzara en la ejecución de las obras, en tanto que no obstaculizaran las actividades del centro.