PP plantea a la Junta un pacto urgente por la educación, que suponga un cambio profundo en las políticas

SEVILLA, 20 (EUROPA PRESS)

El PP-A planteó hoy al Gobierno andaluz la necesidad de alcanzar de manera urgente un pacto por la educación, que suponga un cambio profundo en las políticas que se han desarrollado hasta ahora y que sólo han supuesto que Andalucía ocupe el último lugar de comunidades autónomas y países en cuanto a nivel educativo.

La portavoz del grupo popular en el Parlamento, Esperanza Oña, manifestó en rueda de prensa criticó que la consejera de Educación, Mar Moreno, haya señalado que con el actual sistema y con la Ley de Educación de Andalucía hay margen para arreglar la situación y le preguntó, teniendo en cuenta que quiere mantener la misma política, si con ello quiere decir que los gobiernos del PSOE han "sido incompetentes e inútiles porque no han sabido hacerlo mejor".

Para Oña, es incuestionable que el PSOE "tiene toda la culpa", porque es el único partido que ha gobernado en Andalucía, de que esta comunidad, según el informe Pisa, se encuentre en el último lugar de las regiones y países que se han sometido a ese análisis del sistema educativo. Las consecuencias de ellos, según apuntó, sólo la pagarán los niños, "a los que se les niegan conocimientos y una serie de retos de futuro".

Entre los datos que facilitó la portavoz popular, apuntando que proceden de la propia Consejería de Educación y Ciencia, se encuentran que el nivel de fracaso escolar en Andalucía se sitúa ya en el 34 por ciento, con un crecimiento en siete puntos en los últimos siete años, frente al nivel del 31 por ciento en España.

Tras apuntar que en Andalucía faltan centros escolares, plazas en los mismos, guarderías y profesores y que las ratios no se respetan, lo que ocasiona "masificación", Oña también indicó que el 60 por ciento de los centros escolares en la comunidad "son de la época franquista", mientras que 20.000 estudiantes reciben en este momento sus clases en aulas prefabricadas o 'caracolas'. La mayor parte son de Sevilla, con 4.465, y de Almería, con 4.445.

De otro lado, Oña indicó que en Andalucía sólo hay 80.823 plazas en guarderías públicas y privadas, lo que significa que a 300.000 niños menores de tres años se "les está negando en este momento" la posibilidad de estar en uno de estos centros. Tras apuntar que las plazas en guarderías públicas sólo suponen el 15 por ciento, añadió hay 324 municipios andaluces, el 43 por ciento, que no tienen ninguna guardería, lo que hace "la conciliación bastante dificultosa" para los padres. En el 60 por ciento de los municipios con guardería, según añadió, sólo hay un centro de este tipo, que puede ser público o privado.

En cuanto al bilingüismo, Oña explicó que sólo el 18 por ciento de los centros públicos tienen algún plan de bilingüismo, lo que afecta tan sólo al 7,3 por ciento de los alumnos. Teniendo en cuenta el ritmo que se ha llevado hasta ahora, según manifestó, se tardaría 20 años en que el cien por cien de los centros tuviera planes de bilingüismo.

Criticó que los centros concertados no tengan posibilidad de sumarse a los planes de bilingüismo. Agregó que de los 769 municipios que hay en Andalucía, en sólo 181 existe un plan de bilingüismo en algún centro, con lo que el resto, un 77 por ciento de los municipios, no tiene esta posibilidad. Oña señaló que tan sólo el 7,3 por ciento de los alumnos andaluces, unos 68.600 puede acceder en este momento a un plan de bilingüismo, al tiempo que de los 88.859 profesores en centros públicos, sólo 4.400 están preparados para la enseñanza bilingüe.

Respecto a los centros TICs, señaló que sólo hay 449 centros escolares, de un total de 3.449, que tengan un ordenador por cada dos alumnos, al tiempo que criticó que las bajas de corta duración de profesores en centros públicos no se cubren, con lo que cada día hay entre 25.000 y 30.000 escolares a los que les falta algún profesor.

Para Oña, es fundamental que se cambien las actuales políticas educativas que se desarrollan en Andalucía porque mantener las que existen y en manos del PSOE, es un "peligro". Insistió en que es necesario aumentar el presupuesto para educación y abogó por una política educativa en la que se premie el mérito, el respeto, los resultados y el esfuerzo y que el profesor sea considerado como una autoridad.