Un estudio detecta un incremento de fracaso escolar en centros públicos de alumnos con padres con bajo nivel educativo

OVIEDO, 23 (EUROPA PRESS) La Fundación de Investigaciones Educativas y Sindicales (FIES), en colaboración con la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Oviedo, presentó hoy en rueda de prensa los resultados de un estudio sobre el alumnado asturiano de Secundaria, con el que se pretende "conocer la realidad para que las administraciones actúen en consecuencia". En el estudio se refleja que el nivel educativo de los padres afecta en el desarrollo escolar de los hijos y en la elección de centros, así pues los padres con mayor nivel de estudios llevan a sus hijos a centros concertados o a privados, mientras que los padres con bajo nivel llevan a sus hijos a centros públicos y tienen mayor índice de fracaso escolar. FIES ha realizado una encuesta a 2.535 alumnos de secundaria y bachillerato de 28 centros públicos, 18 privados concertados y 2 privados no concertados. En dicha encuesta, expresó el coordinador del Grupo de Trabajo de FIES-Asturias, Alejandro Álvarez, se analizan diversos aspectos relacionados con profesión y estudios de los padres, fracaso escolar, asistencia a clases particulares, valoración del estudio, estrategias del profesorado, ayudas al estudio y uso del tiempo libre, entre otros. "Hoy presentamos el primero de una serie de cuadernillos sobre este estudio que pretende conocer la distribución sociológica del alumnado en Asturias, donde se aprecia que los desfavorecidos tienen un conjunto de factores de desigualdad que hacen que los alumnos acaben abandonando los estudios", argumentó Alejandro Álvarez. Por su parte, la profesora de la Universidad de Oviedo, María Violeta Álvarez, integrante del grupo de FIES, aseguró que "el estudio muestra que la distribución sociológica del alumnado, teniendo en cuenta las profesiones de los padres y el nivel de estudios de los mismos, se está haciendo de forma cada vez más desigual entre las diversas redes educativas". Entre los datos obtenidos en la encuesta, destacan que en la red pública los padres con una profesión de nivel medio-alto y alto son un 38,30 por ciento mientras que un 23,70 es para las madres. En el nivel medio-bajo o bajo asciende a un 46,03 por ciento en el caso de los padres por un 65,73 por ciento de las madres. Sin embargo, detalló Violeta Álvarez, en la red concertada el nivel medio-alto y alto representa un 54,16 por ciento en el caso del padre y un 57,15 en el de la madre, mientras que los de nivel bajo desciende a un 32,73 por ciento en el padre y un 34,53 en la madre. Asimismo, en los centros privados no concertados las profesiones medio-altas y altas del padre ascienden a un 87,39 por ciento y las de la madre un 51,46 por ciento por un 6,79 por ciento de profesiones medias-bajas y bajas del padre y las de la madre un 41,75 por ciento. Violeta Álvarez subrayó que "esta distribución desigual se reproduce de forma aún más clara en el nivel de estudios de los padres del alumnado encuestado". Para la profesora de la Universidad de Oviedo, es significativo el alto porcentaje de alumnado de la pública cuyos padres tienen solo la titulación básica. Por otra parte, el profesor de Ciencias de la Educación y también miembro del grupo de trabajo FIES-Asturias, José Luis San Fabián, se refirió al fracaso escolar y la relación con en nivel sociocultural de las familias. "La tasa de repetición desciende según el nivel de estudio de los padres", declaró San Fabián y añadió que es "evidente como la red pública se lleva la peor parte". Así pues, concluyó, "aunque los resultados sean iguales entre la red privada y la pública, los de esta última cuentan con una situación de partida difícil". Para el profesor de la Universidad de Oviedo, lo que reflejan estos datos es que los centros públicos se están convirtiendo en "auténticos guetos sociales". "El sistema educativo está perdiendo su función de integración social y esto es preocupante", agregó José Luis San Fabián. Entre las soluciones propuestas por el grupo de trabajo FIES-Asturias, se engloban el volver a que las escuelas privadas sean subsidiarias de las públicas y la no necesidad de centros privados donde la oferta pública este presente. Así pues, desde el grupo FIES, solicitan a la administración valorar estos aspectos para buscar una mejora de la calidad educativa y que se beneficien los que no tienen recursos. El análisis de dicha encuesta se está realizando por temas y la primera entrega se ocupa de la distribución de alumnado por redes educativas, según profesión y estudios de los padres (profesiones en la red pública, la concertada y la privada no concertada; niveles de estudios en red pública, concertada y privada no concertada), así como del fracaso escolar y su relación con el nivel sociocultural de la familias.