Un estudio refleja que el 59 por ciento de los alumnos asturianos recurre a clases particulares

Según el estudio FIES, cuanto mayor es el nivel de estudios de los padres mayor es la cantidad de alumnos que acuden a las clases particulares

OVIEDO, 11 (EUROPA PRESS)

La Fundación de Investigaciones Educativas y Sindicales (FIES) presentó hoy el segundo cuaderno sobre el alumnado asturiano de secundaria que refleja como el 59 por ciento recurre a clases particulares, de los cuales el 49 por ciento lo hace por necesidad para aprobar, mientras que un 24,5 lo hace por obligación de sus padres.

Se trata del segundo cuaderno de la encuesta realizada por Fies a 2.535 alumnos de secundaria y bachillerato de 28 centros públicos, 18 privados concertados y 2 privados no concertados.

En el primero de los cuadernos presentados por FIES se reflejaba que el nivel educativo de los padres afecta en el desarrollo escolar de los hijos y en la elección de centros, así pues los padres con mayor nivel de estudios llevan a sus hijos a centros concertados o a privados, mientras que los padres con bajo nivel llevan a sus hijos a centros públicos y tienen mayor índice de fracaso escolar.

En este segundo cuaderno, la Fundación de Investigaciones Educativas y Sindicales detectó que los alumnos asturianos tienen una carga de trabajo excesiva que hace que tengan una media aproximada de 8 horas de trabajo diarias, entre clases en el centro, clases particulares, labores en casa o actividades extraescolares, según expresó el coordinador del Grupo de Trabajo de Fies-Asturias, Alejandro Álvarez.

Por su parte, Ana María García miembro del grupo de trabajo de FIES señaló que no hay apenas diferencia entre chicos y chicas a la hora de acudir a clases particulares ni excesiva diferencia entre centros públicos y privados concertados.

"Donde se si establece diferencia es entre los centros privados no concertados donde un 72 por ciento del alumnado asiste a clases particulares", informó García quien añadió que esto refleja que "no se está dando respuesta a la necesidad de obtener el título por parte de la Educación Secundaria".

"Como el alumnado no recibe una educación satisfactoria tiene que recurrir a clases particulares", expresó Ana María García y agregó que a mayor nivel de estudios de los padres, mayor es la asistencia de los alumnos a clases particulares.

Para el grupo de trabajo de Fies-Asturias la situación del acceso a las clases particulares refleja "una presión curricular excesiva", haciendo que la ESO reafirme la distinción entre clases.

En cuanto al tiempo de estudio en casa de los alumnos asturianos, Alejandro Álvarez explicó que un 55,62 por ciento destina de una a cuatro horas entre los cinco días lectivos y un 9,86 dice emplear menos de una hora. "Ese diez por ciento es prácticamente el mismo que esta avocado al fracaso escolar final", apuntó el coordinador del grupo de trabajo de Fies.

Según el estudio, las chicas estudian más que los chicos y las madres son las que apoyan más a los alumnos en casa, reflejando que el mayor nivel educativo de las madres hace que los hijos obtengan mejores resultados académicos, donde un 48 por ciento de los alumnos es "autónomo" en cuanto a apoyo familiar recibido en sus casas.

"El sistema educativo no responde al papel que debería jugar de corrector de las desigualdades en el punto de partida", manifestó Alejandro Álvarez y añadió que el sistema es "bastante repetitivo" y poco basado en la autoformación y el desarrollo de la capacidad ya que el estudio demuestra que hay un bajo porcentaje de labores de búsqueda de información en los ejercicios realizados por los alumnos en sus casas.

Finalmente los miembros de FIES-Asturias señalaron que la jornada escolar del alumnado tiene una sobrecarga que hace que estén en una posición más débil y de riesgo de fracaso cuanto menor nivel sociocultural poseen sus familias.