Una veintena de personas se encierran en un colegio para apoyar la huelga de educación y criticar la privatización

MADRID, 24 (EUROPA PRESS) Una veintena de personas entre profesores, padres y alumnos se han encerrado en el colegio público Villa de Guadarrama, en la localidad madrileña del mismo nombre, para apoyar la huelga en educación de mañana y protestar por "la privatización" que está llevando a cabo la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, en esta materia. Aunque hay profesores de este centro, en el encierro está representada la comunidad educativa de toda la comarca oeste, donde está Guadarrama, y su intención, si nada ni nadie se lo impide, es quedarse a dormir en el centro para mañana, cuando abran las puertas, dar información a los padres sobre los puntos más destacados de sus reivindicaciones. Una de las profesoras explicó a Europa Press que la intención de hacer un encierro es "llevar a la opinión pública cómo la Comunidad de Madrid está priorizando la escuela privada y concertada" y que esta privatización se está haciendo a todos los niveles, con recortes en infraestructuras, recursos y personal. "Hay más dinero para los concertados", añadió. En este sentido, denuncian que en los colegios concertados, la Consejería de Educación permite ratios de 18 alumnos por clase, mientras que en la pública, no se habilitan aulas con este número de estudiantes, sino que, al contrario, las "masifican" con 25 y hasta 28 alumnos por clase. En el caso de Guadarrama, el caso es "más sangrante", señala la docente, que explicó que el municipio cuenta con tres colegios concertados (además de los dos públicos y un instituto) y que las aulas no se han llenado como se esperaba. Sin embargo, según denuncia, la Dirección de Área Territorial de la zona Oeste ha permitido a uno de ellos, de línea 4, condicionar otra aula a pesar de que ya cuenta con cuatro clases. Esta política de conciertos es para los encerrados el 'boom del pupitre' en un juego de palabras con el 'boom del ladrillo'. "Se crean colegios concertados en zonas donde no hay necesidad y los públicos están desbordados. Además, en los desarrollos nuevos, donde sí son necesarios los centros, apuestan por el concierto", concluyó.