Estudiantes de la UdG piden otro informe "imparcial" de riesgos para la salud

Pasan la Semana Santa limpiando las instalaciones de la facultad

GIRONA, 14 (EUROPA PRESS)

Los estudiantes anti-Bolonia que siguen encerrados en la Facultad de Educación y Psicología de la Universitat de Girona (UdG) reclamaron hoy que se haga un segundo informe sobre los riesgos para la salud que puede provocar su ocupación, pero piden que éste sea "imparcial e independiente y sin ningún tipo de vinculación política".

El Ayuntamiento de Girona y la Agencia de Protección de la Salud de la Generalitat consideraron recientemente en un informe que la ocupación de dicha facultad desde hace unos cuatro meses constituye un "riesgo para la salud". Ante ello, la consellera de Salud, Marina Geli, avisó que su departamento intervendría en el centro si las condiciones empeoran.

El coordinador de los estudiantes, Jordi Gasulla, explicó a Europa Press que en su momento valoraron "positivamente" que se realizara una inspección higiénico-sanitaria referente a los posibles riesgos que pudiera ocasionar la ocupación de la facultad. Pero aseguró que "en vistas del resultado" no les queda otra opción que "reclamar un nuevo informe" y que se realice, además, con la presencia de alguno de los estudiantes.

Mientras esperan una respuesta de la universidad a su petición, que según confesó Gasulla, no esperan "que siga adelante", los estudiantes iniciaron esta Semana Santa un "proceso de limpieza del 100 por ciento de la facultad", comentó el coordinador.

Entre el martes y el jueves de la semana pasada, los jóvenes, vaciaron los diferentes espacios que tienen ocupados para que "los servicios de limpieza de la UdG aseguraran la desinfección que se pide", argumentó Gasulla.

Los estudiantes, además, redactaron una valoración del informe elaborado por los servicios sanitarios del Ayuntamiento de Girona, en el que exponen un total de 15 puntos con los que están en desacuerdo. La valoración explica, entre otras cosas, que hasta el momento "no ha aparecido ningún tipo de insecto, ni hormigas, ni moscas y por supuesto, ningún roedor".

La valoración escrita por los anti-Bolonia también apunta que a las nueve de la mañana, cada día, se abren todas las puertas para ventilar, y que los colchones en los que duermen los trajeron los mismos estudiantes de sus casas "por lo que es imposible que puedan detectarse pulgas en ellos como apunta el informe", exponen los estudiantes en su escrito.

Gasulla se mostró convencido de que este informe está hecho con la intención de "allanar el terreno y acabar así con el encierro de los estudiantes", ya que, según el coordinador, "la intención real del informe es deslegitimar la protesta por cualquier vía".